Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

Percy, de la polémica a los salones velatorios

Iniciativa. La obra impulsada por el alcalde cruceño Percy Fernández es una gran iniciativa que debe ser replicada por otras alcaldías del país.
| | 06 sep 2018 | Ed. Imp.

Hace unos días, el alcalde cruceño, Percy Fernández, estuvo en el ojo de la tormenta debido a las varias denuncias de presunta corrupción que se revelaron y en las que estaban en juego varios millones de bolivianos.

Dicen que después de la tormenta viene la calma. En el caso de Santa Cruz comenzaron a llegar los regalos como parte del mes aniversario del departamento oriental.

Es así que el polémico Alcalde, que en reiteradas oportunidades amedrentó a los trabajadores de la prensa por preguntar sobre las diversas denuncias que salieron a la luz, sorprendió a los cruceños inaugurando el primer salón velatorio público que cualquier ciudadano podrá utilizar para realizar el velorio de un familiar.

El salón velatorio, que está ubicado en la avenida Busch del Distrito 1 y que demandó una inversión de 2.3 millones de bolivianos , es el primero de al menos ocho que la Alcaldía pretende construir en diferentes distritos de Santa Cruz de la Sierra.

Según el municipio, el nuevo salón fue construido en una superficie de 1.407 metros cuadrados, cuenta con dos salas velatorias para 60 personas cada una, además de una sala de descanso para los dolientes, una capilla, cocineta, baterías de baño, depósito, oficina de administración y parqueo.

Lo interesante del servicio es que es totalmente gratuito. Para el uso de los velatorios, los dolientes solo deben presentar una solicitud junto a su cédula de identidad y la factura de luz o agua.

La obra impulsada por Fernández es una gran iniciativa que debe ser replicada por otras alcaldías del país, toda vez que resulta ser un servicio que muchas personas, principalmente de escasos recursos, necesitan para velar a sus seres queridos, que por distintos motivos fallecieron.

El costo de alquilar un salón velatorio es relativamente caro y el hecho de que una alcaldía facilite un espacio dónde realizar el velorio, es ya una ayuda para familias que perdieron a un pariente.

Ojalá las alcaldías puedan buscar recursos económicos e incorporarlos en el Presupuesto Operativo Anual (POA) del próximo año para realizar similares construcciones.

Asimismo, es sabido que las alcaldías cuentan con terrenos municipales que bien podrían ser utilizados para este fin, que, desde todo punto de vista, sería altamente beneficioso para los ciudadanos.

Sobre la administración, esta puede estar a cargo de quienes dirigen el mismo Cementerio General.

Según el secretario municipal de Gestión y Coordinación de la Alcaldía de Santa Cruz, Jorge Landívar, la iniciativa de edificar salones velatorios públicos surgió del burgomaestre Percy Fernández, quien cuando realizaba una inspección en un barrio vio que una familia de escasos recursos velada a su ser querido en el patio de una casa que había alquilado.

La escena que vio Fernández es común en Cochabamba y en el resto del país, donde hay personas que no cuentan con el dinero ni siquiera para comprar el ataúd y mucho menos para rentar un patio para velar al difunto.

Hay quienes dicen que hasta para morirse hay que tener dinero. Es un dicho muy cierto, porque todo tiene un precio y, en algunos casos, es muy alto e inaccesible.

En ese sentido, la construcción de un salón velatorio público y gratuito es interesante y necesario.

Los gobiernos municipales no solo deben pensar en pavimentar calles o avenidas, sino ver otras necesidades que tiene la población.

Los dirigentes de las distintas Organizaciones Territoriales de Base (OTB), por ejemplo de Cochabamba, deberían impulsar ese tipo de obras y no gastar los recursos que tienen, que por cierto no son pocos, en la construcción de imponentes arcos donde solo resalte el nombre del barrio.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para atender las mil y un necesidades que tienen los ciudadanos.



Tags: velatorios,salones,polémica,Percy,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa