Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

Bolivia y la cooperación española

| | 01 sep 2018 | Ed. Imp.

La relación entre Bolivia y España en el ámbito comercial, social y cultural se remonta a por lo menos cinco siglos atrás, con la llegada de los españoles a nuevas tierras (América), de donde, parafraseando a Pablo Neruda, se llevaron nuestro oro y nos dejaron el suyo, la lengua.

Tras el llamado descubrimiento de América, en 1492, Bolivia y España buscan transitar por el mismo sendero y tienen en común el idioma. En más de una oportunidad, el presidente Evo Morales recordó que los “conquistadores” se llevaron tanto oro, que ahora es tiempo que devuelvan parte de él para que el país fortalezca su desarrollo en diferentes áreas: salud, educación y agricultura, entre las más importantes.

Y efectivamente la cooperación española ha llegado a diferentes áreas y a una infinidad de regiones del país, con proyectos que privilegian la agricultura y la cultura, entre otros.

No obstante, hubo también momentos de tensión entre estos dos países, especialmente cuando el Gobierno boliviano decidió expropiar empresas que se encontraban administradas por capitales españoles, por ejemplo la Red Eléctrica Española.

Afortunadamente, los desacuerdos que surgieron en más de una oportunidad por el aspecto económicos, se fueron superando y la cooperación española sigue firme en Bolivia.

“Los ciudadanos de Bolivia son merecedores de nuestro esfuerzo y ayuda, que no es ahora, sino que viene de muchos gobiernos atrás y de todos los colores”, afirmó el secretario general español de Cooperación Internacional al Desarrollo, Gonzalo Robles, en mayo de 2012.

Es también importante la cooperación de España desde hace más de 20 años a la conservación de la Chiquitanía y su patrimonio cultural.

La relación entre Bolivia y España se fortalece tras la llegada al país esta semana del jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez, quien confirmó que la cooperación de ese país se mantendrá firme para, por ejemplo, permitir la llegada de agua potable y saneamiento básico a muchos sectores de Bolivia.

El objetivo del Gobierno español es que en Bolivia se sienten bases sólidas de modernización y desarrollo sostenible y duradero.

La relación entre estas dos naciones no se circunscribe solamente a la cooperación que el país ibérico tiende a Bolivia, sino también se hace patente en los miles de bolivianos que migraron a España. Hombres y mujeres que se han afincado en España envían remesas que sirven en Bolivia para que sus familiares construyan sus hogares, hagan estudiar a sus hijos o implementen empresas unipersonales.

De los aproximadamente 100 millones de dólares que recibe Bolivia cada mes, como parte de las remesas del exterior, los bolivianos que viven en España envían el 30 por ciento .

Los migrantes aportan a España con su mano de obras en ese país, y también con la cultura, en sus distintas manifestaciones, porque realizan actividades en diferentes ciudades de España. En las fiestas patrias del 6 de agosto y en festividades como la Virgen de Urcupiña, hombres y mujeres lucen sus mejores atuendos autóctonos y bailan.

En el último aniversario por el 6 de agosto, un grupo de bolivianos hizo gala de sus bailes en Murcia. Caporales, tinkus, chacareras, salay y tobas bailaron en el parque La Seda, como una forma de mostrar que los bolivianos mantienen sus tradiciones aún lejos de su tierra.

Lo importante en la relación bilateral entre dos países es que haya una cooperación mutua e igualdad de condiciones, sin que ninguno de los dos imponga condiciones desventajosas al otro.

Como también repite con frecuencia el presidente Evo Morales, Bolivia quiere cooperación, pero sin condiciones, manteniendo siempre su soberanía y dignidad.



Tags: española,cooperación,Bolivia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa