Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

La rabia canina, un mal que debe frenarse

| | 25 agos 2018 | Ed. Imp.

Más de 3 millones. Esa es la cantidad de perros y gatos que hay en todo el país. Es una población bastante elevada y que tiende a crecer.

Según el Ministerio de Salud, de los 3.289.199 perros y gatos, 750.000 animales se encuentran en el departamento de La Paz, 886.559 en Santa Cruz, 700.000 en Cochabamba, 243.600 en Potosí, 218.000 en Chuquisaca, 198.000 en Tarija, 166.110 en Oruro, 100.000 en Beni y 26.530 en Pando.

Por la población existente, la probabilidad de rabia en estos animales también es alta, más aún si los propietarios no asumen la responsabilidad de vacunar a sus mascotas.

La rabia canina es una enfermedad contagiosa que no solamente afecta a los perros, sino que también puede transmitirse a cualquier otro animal de sangre caliente, incluyendo a humanos.

En ese sentido, toda persona que tiene un animal en casa debe responder positivamente a la campaña de vacunación que arrancará este domingo en Cochabamba.

El objetivo es vacunar a la mayor cantidad de mascotas para aminorar el riesgo que principalmente puedan causar a los seres humanos.

A nivel nacional, en 2017, se registraron ocho decesos a causa de la rabia humana, cifra que afortunadamente descendió en la presente gestión y solo se reportaron cuatro fallecidos, de ellos uno en Cochabamba.

De acuerdo con datos del Programa Nacional de Zoonosis del Ministerio de Salud, el 99 por ciento de los casos positivos de rabia humana fueron transmitidos por la mordedura de perros domésticos. Las víctimas más frecuentes son niños y adolescentes de 5 a 17 años.

Respecto a las mordeduras de canes reportadas en todo el país, estas alcanzaron a casi 800.000, cifra por demás preocupante. Sin embargo, de ese total se confirmaron que solo 231 mascotas eran portadoras de rabia canina.

La población debe estar consciente de la importancia que tiene el vacunar a su mascota, que en el caso de los canes mayores de un año la dosis es una vez al año, mientras que en los cachorros es cuatro.

Asimismo, debe comprender que la tenencia de mascotas implica un alto grado de responsabilidad para con su familia y la sociedad.

Como se dijo, la rabia canina no solo mata al perro, sino que al transmitir a un humano, este pierde la vida.

Con la vacuna que, según el Gobierno ha sido mejorada y se ha invertido más de 7 millones de bolivianos, se espera que los casos de rabia canina sean menores que años pasados. Sin embargo, ello dependerá de la respuesta que las personas den a esta campaña y de lo que también se vaya a realizar con los perros callejeros.

Lamentablemente, la población de canes que viven en las calles es cada vez mayor. En ese sentido, se debe poner mayor énfasis en las labores de esterilización.

Hasta ahora, grupos de protectores de animales realizan campañas para recaudar dinero y costear la esterilización de las mascotas que viven en las calles, cuando debería existir una política municipal que coadyuve a esta acción.

Si bien existen algunas acciones para este fin, ciertamente estas son insuficientes para tratar de controlar el crecimiento poblacional de canes en Bolivia.

En la gestión pasada, el responsable del Programa Nacional de Zoonosis del Ministerio de Salud, Grover Paredes, informó que el incremento de la población de perros ya era alarmante, debido a que representaba una relación de cuatro personas por cada perro en el país, principalmente en los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y La Paz.

Todo esto muestra que aún hay muchas tareas pendientes por realizar, si se pretende controlar el crecimiento poblacional de canes y, por supuesto, aminorar los riesgos que representan para la salud de los bolivianos.



Tags: frenarse,debe,mal,canina,,rabia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE «EDITORIAL»:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa