Cochabamba, sábado 15 de diciembre de 2018
El pintor peruano Evaristo Callo vuelve a Cochabamba para exponer su destreza en la técnica del agua. La muestra podría ser una de sus últimas, antes un periodo de retiro anunciado.

Exposición Aguavida reúne a los mejores acuarelistas

| | 08 agos 2018 | Ed. Imp.

“BAJO LAS SOMBRAS” (2010), OBRA DE EVARISTO CALLO. EVARISTO CALLO





La exposición Aguavida fue inagurada ayer en el salón Gíldaro Antezana (plaza 14 de Septiembre esquina España) con las obras de cuatro artistas: Evaristo y Dario Callo, Gabriela Pimentel y Remy Daza. La muestra, disponible hasta el 19 del presente mes, busca representar la larga tradición de la técnica de la acuarela, declarada su práctica como “patrimonio artístico, cultural e histórico de Cochabamba” por la Gobernación el año pasado.

La figura del peruano Evaristo Callo, quien lleva 35 años en la labor de artista, resalta en la exposición. Es la cuarta ocasión en la que el arequipeño se presenta en la ciudad, con la que ha llegado a formar una relación intima: “He llegado a amar a esta tierra, me siento en casa gracias a la generosidad de la gente acá”. Señala que los paísajes, la vegetación y las calles son motivos de inspiración para su obra, pero lo que la hace interesante es su propia gente. Define su obra como “la comunicación entre Evaristo, matería y espirítu, con el agua”.

Callo egresó de la Escuela Superior de Bellas Artes y su obra ha estado presente en Colombia, Ecuador, Chile, EEUU y Argentina. A pesar de haber escogido la acuarela como técnica principal, no le es indiferente el acrílico ni el óleo. La exposición que presenta desde ayer podría ser una de las últimas antes del retiro de un año que planifica para “volver a encontrase consigo mismo”. El concepto de libertad es muy imporante para el pintor peruano, tanto en su vida cotidiana como en su obra. Para él, libertad “es sinonimo de paz, no engañar, no tener envidia de nadie, esas cosas te hacen libre, y estoy detrás de esos pasos”. En cuanto a su pintura, para Callo lo bonito es “superfluo”, la belleza es “más profunda”. “Quiero ser sincero con lo que siento mediante las esencias de las cosas. Si me encontré con un porton antiguo, no basta con que esté bonito o su contraluz, que puede ser mejor representada por un fotografo. Las cosas, cuando se van extinguiendo adquieren algunas texturas propias del tiempo, como la presencia de las hojas secas”.

En las obras que presenta en la exposición hay un predominio de tintes oscuros que Callo justifica en la abstracción que está percibiendo en la vida reflejada en texturas, líneas y claroscuros.

Junto a Evaristo expone su hermano Darío Percy. En sus pinturas, hay un contraste entre la luminosidad y transparencia con el gris que se apodera de los colores. Para Dario Callo, eso representa el esmog, que se va apropiando de la ciudad. “Utilizo mucho el oscuro y el negro, para mí el gris no es un color en sí, pero es una amenza que atenta contra el color. Lo que veo a mi alrededor es el oscuro que amenza el color, gran parte de oscuros vacíos y solo segmentos de paisaje”.

Complementan la exposición Gabriela Pimentel y Remy Daza. La primera, con una experiencia de más de diez años, aporta a la muestra su detallado naturalismo cargado de inocencia y vivos colores. Por otra parte, Daza es uno de los pintores locales con más trayectoria. Gracias a su larga práctica ha conseguido la perfección anatómica del desnudo femenino, entre lo sensual y lo místico/onírico.

Acuarela

Cochabamba es la principal impulsora de la técnica acuosa. Su práctica fue declarada patrimonio el año 2017.





Tags: acuarelistas,mejores,reúne,Aguavida,Exposición

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa