Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018
MIRADAS ANTROPOLÓGICAS

Cruda realidad

|  Antropóloga y docente universitaria maia_te@hotmail.com | 07 agos 2018 | Ed. Imp.

En la última década en Bolivia aumentaron las personas de la tercera edad, (buen síntoma). Según el Censo de Población y Vivienda 2012, eran 932.000 personas de este grupo, de las cuales 167.000 estarían en Cochabamba y solo el 22 por ciento percibiría una renta de jubilación. Vale decir que 130.260 personas no tendrían jubilación, salvo, la Renta Dignidad. Está claro que de esta población no todos viven en condiciones vulnerables, sin embargo, es importante abordar este tema para el mejor aprovechamiento y utilización de las leyes que existen a favor del adulto mayor.

El adulto mayor, en la actualidad está entre los segmentos con menor escolaridad. Suponemos que la variable será diferente de aquí a 20 años, no obstante, el analfabetismo es más alto en las personas de 60 años para arriba, entre porcentajes que se acercan al 50 por ciento , y visiblemente es mayor el porcentaje en mujeres. Tristemente, la brecha es enorme, máxime en zonas suburbanas de nuestra ciudad, alcanzando en zonas rurales al 80 por ciento de la población adulta mayor.

En nuestra ciudad, el problema latente, y muy fuerte, es el abandono en el que están sumidos, ya sea por la violencia sistémica reflejada en su familia o de la sociedad. Son personas que sobreviven con escasísimos recursos, viven en su mayoría en la periferia de la ciudad en condiciones muy precarias. Muchos de ellos piden limosna en las calles y otros venden algún producto, también en las calles.

Desde 1990, el 1º de octubre se conmemora el Día Internacional del Adulto Mayor. Este día fue establecido por las Naciones Unidas para alertar a los gobiernos del mundo sobre la necesidad de mejorar las condiciones de vida, promover la toma de conciencia sobre el valor de la prolongación de la vida y la necesidad de favorecer sociedades cada vez más integradoras, equitativas y justas. En Cochabamba, la esperanza de vida para el adulto mayor hombre es de 63.7 y para la mujer es de 68.1, según indicadores socio-demográficos de “Bolivia. Unfpa.org”.

En Bolivia, la Ley 369 de 2013 tiene por objeto regular los derechos, garantías y deberes de los adultos mayores, así como la institucionalidad para su protección. Esta ley es bastante amplia, completa y perfecta. Se refiere básicamente a los derechos y garantías que goza el adulto mayor: Sobre la no discriminación; la no violencia; la descolonización (desmontando la desigualdad, intolerancia, jerarquías sociales y de clase); la solidaridad intergeneracional; la protección; la interculturalidad; la participación; la accesibilidad a todos los servicios; la autonomía y autorrealización; derecho a una vejez digna; trato preferente en los servicios; seguridad social integral; la incorporación en el sistema educativo de normas y valores para respetar al adulto mayor; asistencia jurídica, participación y control social; deberes de la familia y la sociedad.

Y para perfeccionar la teoría, el testimonio de un abuelo: “Los hombres debían graduarse de seres humanos al cumplir 70 años. La culpa del abandono, maltrato, violencia, la tiene la globalización, el capitalismo, porque sus hijos tienen que trabajar fuerte y no tienen tiempo para los abuelos. El Internet tiene la culpa de la soledad, pues nadie se comunica con ellos, tampoco les consultan nada”. ¡Qué paradoja!



Tags: realidad,Cruda

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa