Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018
FORO

Huir de la muerte, evitar la deportación

| Columnista de EFE editoriales@opinion.com.bo | 07 agos 2018 | Ed. Imp.

El periodista Emilio Gutiérrez Soto lleva casi 10 años peleando, primero en su huida de la muerte, tras las amenazas del Ejército mexicano; después en la cárcel, al enfrentarse a las autoridades migratorias de EEUU, y ahora con la deportación, en una lucha constante por lograr un estatus de asilo.

Está exhausto, agotado de "un tortuoso camino" que ahora vuelve a empezar, después de que hace apenas unos días saliese de la prisión en la que estaba confinado junto a su hijo, Óscar, en El Paso (Texas) ante la incapacidad de las autoridades federales por demostrar por qué le tenían encerrado y una corte de apelaciones reabriera su solicitud de asilo.

Y es que, aunque ahora sea libre sobre el papel, el periodista mexicano lleva mucho tiempo "cautivo".

"Aunque estemos afuera, seguimos siendo cautivos de un sistema migratorio", explica en entrevista con EFE, tras colgar una llamada con sus abogados, con quienes ahora prepara la primera audiencia de su caso. Otra vez.

Tras años de lucha solicitando asilo, un juez se lo denegó, pero su perseverancia ha dado frutos, y logró que una corte de apelaciones de Virginia reabriera su expediente cuando estaba al borde de la deportación.

Gutiérrez Soto huyó de México tras recibir reiteradas amenazas por parte del Ejército mexicano cuando empezó a criticar sus actuaciones intimidatorias en sus textos, durante el mandato del expresidente Felipe Calderón (2006-2012).

Pero las amenazas de muerte y el allanamiento de su hogar en México no fueron argumentos suficientes para la Justicia estadounidense, que no comprendió que, como periodista, se jugaba la vida.

"Tal vez les faltó el entendimiento de parte de la Fiscalía o del juez sobre lo que realmente ocurre en mi país, donde reina la impunidad respecto a la muerte violenta de más de 120 periodistas en estos años", explica el reportero.

Ahora toca volver a empezar, preparar de nuevo sus alegaciones, volver a presentar pruebas, testigos expertos, con la incertidumbre de que todo el camino andado, y sufrido, acabe por devolverle al mismo punto de partida.

"Es muy difícil dejar a la familia, dejar a los amigos, dejar el pequeño patrimonio que uno ha podido lograr con tanto esfuerzo. Y llegar a un lugar donde, en primer lugar, nos espera la cárcel", asegura.



Tags: deportación,evitar,muerte,,Huir

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa