Cochabamba, martes 23 de octubre de 2018
DE FRENTE

Conservadurismo variopinto

| Abogada y directora de la OJM julietamontaño@gmail.com | 05 agos 2018 | Ed. Imp.

En una época en que l humanidad requiere el desarrollo urgente de políticas de distribución equitativa y justa de los recursos, en diferentes países viene tomando impulso un conservadurismo variopinto que, unas veces viste de rojo, otras de azul, amarillo, verde o el que considere el más atractivo para seducir a su electorado e inducir a la autoidentificación de sus seguidores, además de la diversidad de formas y colores de sus emblemas y sus discursos diametralmente opuestos. El objetivo que persiguen es el mismo: hacerse del control económico, social y político de un Estado para beneficio personal de los caudillos y su entorno (...).

Una vez en el poder, tanto en el Norte como en el Sur, conservadores y muchos de los llamados “progresistas”, “revolucionarios del siglo XXI” actúan de manera similar cuando se trata de acallar los legítimos reclamos de los que confiaron en ellos; muñidos de un discurso de odio, intolerancia y descalificación, arremeten contra las personas que disienten con sus políticas, acusándolas de ser agentes al servicio de fuerzas foráneas. Los ejemplos abundan, en Italia la peculiar coalición de la derecha rancia y el Movimiento Antisistema 5 Estrellas, en Rusia Vladimir Putin y en EEUU Donald Trump, empeñados en alimentar el nacionalismo y reforzar sus fronteras para evitar el paso de inmigrantes, aunque mueran por cientos en el intento, mientras, paralelamente, el capital financiero se instala en los países de los rechazados.

En América Latina, Venezuela y Nicaragua son los ejemplos del doble discurso, de la intolerancia a la disidencia, del uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía, el Ejército y la acción oficialmente consentida de grupos irregulares, similares a los escuadrones de la muerte del pasado; de la cooptación de la justicia y el control político férreo de todas las instituciones del Estado, del desprecio a las víctimas y la negación sistemática a investigar y sancionar a los responsables de torturas, asesinatos y desapariciones forzadas.

Preocupa este avance del conservadurismo variopinto porque amenaza con echar al traste las conquistas logradas con sacrificio de millones de vidas. Para acumular mayor riqueza, el gran capital tiene a su servicio a gobiernos proclives a la corrupción, líderes políticos y sociales, dotados de una gran habilidad retórica para elaborar discursos de acuerdo al público que les escucha y dispuestos a ofrecer sus servicios a quien dé más.

Es tiempo de reflexión, los colores no dicen nada y los discursos no son sino cantos de sirena. Juzguemos a los actores políticos por la coherencia entre el discurso y la práctica.



Tags: variopinto,Conservadurismo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa