Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018
INNOVACIÓN Y FINANZAS

La Bolivia que todos queremos

|  Ingeniero industrial, magíster en Innovación y Desarrollo Emprendedor, y docente jmvelasco@fundacionmaya.bo | 05 agos 2018 | Ed. Imp.

Este 6 de agosto recordamos una efemérides más de nuestra Bolivia. Son 193 años que seguimos siendo un país basado en el extractivismo de nuestros recursos minerales, hidrocarburíferos y agrícolas. Un país con planes para iniciar su revolución industrial, mientras el mundo ya vive la cuarta revolución marcada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas en todos los ámbitos. Así llegamos a este nuevo aniversario como un país líder en los índices de emprendimiento (sexto según el último G.E.M.) y en el puesto 106 de 130 en el ranking de innovación (según el INSEAD y la OMPI).

Son tiempos de cambio, la globalización y el internet nos impulsan a ser otro país, una Bolivia nueva que todos queremos, un país dispuesto a resetearse y cambiar. Un país donde el emprendimiento y la innovación sean la palanca fundamental para acelerar nuestro desarrollo económico y como una poderosa herramienta para alcanzar el bienestar social y económico, generando empleo y riqueza para todos los bolivianos.

Cuando miramos el milagro económico de algunos países como Israel, Singapur, Irlanda y Corea del Sur vemos que la apuesta por la innovación, el emprendimiento y la educación han sido los factores claves para su cambio. Un cambio acelerado que les ha permitido convertirse en países líderes en el ranking de innovación. Estos países, aplicaron la ecuación Innovación+Emprendimiento=Desarrollo como una política de Estado para impulsar sus economías, y lo siguen haciendo. Incrementando la inversión pública en I+D+i en las universidades sin ninguna injerencia política; recuperando y consolidando el talento científico nacional y extranjero; fomentando la interacción y la movilidad de los agentes del sistema: universidad, Gobierno y empresa privada (triple hélice); eliminando barreras normativas y procedimentales para fomentar el emprendimiento; estableciendo líneas de financiación de capital semilla e investigación; fomentando su cultura emprendedora e innovación de manera transversal en universidades; incorporando el factor de creatividad desde el sistema educativo; redefiniendo mecanismos de protección intelectual; impulsando mecanismos de desintermediación financiera que acercan el capital inversor a nuevos proyectos empresariales; etc.

Hoy, los bolivianos con un país extremadamente bendecido por su geografía, la disponibilidad de importantes recursos naturales y con un capital humano constituido por jóvenes emprendedores, debemos mirar estos cambios no como milagros, sino como realidades y estar dispuestos a seguir por ese camino. La apuesta por la innovación en materia educativa, empresarial y de políticas públicas será uno de los factores fundamentales para encontrar esa senda hacia el desarrollo. Las recetas de éxito están documentadas y disponibles, se cuenta con un ecosistema emprendedor que ya tiene una trayectoria, las oportunidades en el mercado interno e internacional son inmensas y tenemos ese talento boliviano capaz de responder a los desafíos.

Por eso, en esta fecha alentemos a que nuestros gobernantes, el empresariado y la academia asuman su rol de actores impulsores del emprendimiento y la innovación. El Gobierno, creando un marco regulatorio apropiado en el ámbito de la I+D+i, la propiedad industrial e intelectual y los agentes financiadores. Las universidades, impulsando la investigación pertinente a las necesidades de la sociedad y desarrollando el espíritu emprendedor en las aulas. El empresariado, jugando el rol de inversores, generando nuevas oportunidades de negocio e impulsando las investigaciones.



Tags: queremos,todos,Bolivia,La

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa