Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018

Polietileno

| Docente y Consultor en Tecnología de la Información en la Agencia Bithumano marcelo@bithumano.com | 04 agos 2018 | Ed. Imp.

30 de octubre de 1938. New Jersey. La gente prendió la radio como cualquier día para escuchar las noticias. De pronto, el locutor informó lo impensado. Que unos extraterrestres estaban llegando a la ciudad, para evaporar a los ciudadanos desde máquinas con tres patas, mal llamadas “tripods”. Los radioescuchas salieron despavoridos. Esta transmisión causó un pánico insospechado sin saber que Orson Welles, el productor de este programa de radio, estaba transmitiendo una adaptación de “La Guerra de los Mundos” de H.G. Wells.

La historia de la credulidad en la sociedad de masas ante los medios de comunicación no es reciente, pero hoy se ve transversalizada y amplificada por los espacios digitales. Los ejemplos abundan, como granos de arroz (reales, no de plástico). Al respecto, la reciente ola de rumores sobre el origen de este alimento dio cabida a una batahola de comentarios alarmistas, en espera de una respuesta fidedigna. Justamente aquí es donde una buena parte de la prensa nacional tuvo una actuación deplorable, dejándose llevar por el trending topic, y no, indagando la veracidad del supuesto. Una simple búsqueda en Google hubiera bastado para ver el origen de este bulo en la mitad del mundo.

Por lo mismo, queda en claro que bajo el pretexto de “prevenir” o “alertar”, este estilo de prensa que privilegia la inmediatez del viral es otro ejemplo de la perversa dinámica que subyace en el mercado: ganar una primicia para tener más lectores, más lectores traen más clicks, más clicks traen más audiencia, más audiencia trae más auspiciadores. A veces el silencio es el mejor aliado antes que decir una verdad a medias.

Pero este suceso también queda como muestra de una inexistente gestión de crisis comunicacional. Ninguna marca, empresa, institución que represente al sector agrícola salió a la palestra para dar un punto de vista. Imagina cuán fácil es fabricar una noticia falsa y que pueda dañar tu rubro, tu imagen. Hasta ayer, la venta de arroz cayó en un 50 por ciento a causa de un rumor que pudo ser revertido con un debido enfoque de crisis digital. Y eso es básicamente porque muchas empresas y personas públicas ven solamente el lado amable de los likes, pero huyen con los comentarios negativos. Lo llamo el efecto “Asbele”. Queda la moraleja para todos quienes no tienen una debida gestión digital en su interior.

El paso de la sociedad de la información a una sociedad del conocimiento no está en cuántos likes tiene una noticia, sino en cómo dicha información nos transforma para bien. Hoy, seguimos reprobando en esta transición.



Tags: Polietileno

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa