Cochabamba, lunes 22 de octubre de 2018
La chuquisaqueña obtuvo una mención de honor en un concurso

Rosmery Barcaya triunfa como jefa de cocina en Murcia, España

Vive desde hace 13 años en el país ibérico. Antes de dedicarse a la cocina, la boliviana trabajó en el cuidado de personas mayores, como lo hacen muchas migrantes.
| | 23 jul 2018 |

LA CHEF CHUQUISAQUEÑA SE DIRIGE AL JURADO Y A LOS OTROS PARTICIPANTES DEL CONCURSO DE GASTRONOMÍA CREA JOVEN. ÁLVARO SALAZAR





El dominio de la gastronomía boliviana, la doma de su sazón, la dosificación de sus condimentos, el control de las brasas, el buen término de cocción, la efectiva administración de los acompañamientos o la generosidad de las salsas al servir un plato, son parte de un arte que derrumba fronteras para muchos bolivianos.

Rosmery Barcaya Huarayo es un ejemplo de ello, porque nos lleva de regreso al tema que tanto nos gusta explorar, de vez en cuando, el de la comida.

Esta chuquisaqueña, de 31 años, consiguió, en mayo pasado, una mención especial en el concurso de gastronomía Crea Joven, promocionado por la Comunidad Autónoma de Murcia (España).

Compitió con otras 46 personas y consiguió destacar con su receta, entre ocho finalistas, adecuando el ingrediente principal, la carne de chato murciano (cerdo con denominación de origen), al mondongo chuquisaqueño.

PASO A PASO Rosmery Barcaya Huarayo llegó a España hace 13 años, y mientras esperaba estudiar Administración de Empresas fue adecuándose a la realidad de los migrantes, el trabajo duro, uno de ellos el cuidado de personas mayores, en el que muchas veces se exige saber cocinar comida local.

Para no quedarse atrás, Rosmery Barcaya comenzó a sumar recetas al conocimiento heredado de sus abuelos y su madre. Con el tiempo, pasó a trabajar en hostelería y a especializarse.

“Vine a progresar y aprendí muchas cosas, entre ellas la cocina. En Bolivia ya había trabajado en algunos restaurantes y sabía cocinar algunos platos tradicionales, como el mondongo".

Cuando Rosmery se presentó al concurso, les pidieron "básicamente que elaborásemos un plato nuestro, que llevara un ingrediente de la región, en este caso concreto el chato murciano”.

Además, los ingredientes del plato no debían costar más de cinco euros por ración. Rosmery realizó toda la prueba sobre la receta del mondongo original, usando chato murciano y su cuerito, achiote, vainas de ají, cebolla, ajo, pimienta, comino, sal, hierba buena, maíz amarillo y papa.

Cuando supo que era finalista, se emocionó como si hubiera ganado, pues el orgullo era enorme y lo llevaba en hombros, acompañado de una pequeña bandera tricolor (boliviana), cosida sobre su uniforme de cocina.

La prueba de gastronomía se realizó en el Centro de Cualificación Turística. Esa entidad, la Academia de la Universidad Católica de Murcia y de la Escuela de Hostelería y Turismo son las tres instituciones que forman a los cocineros de esta generación, en una región con demanda de calidad debido al turismo.

Nuestra protagonista puntualiza que la mención de honor fue una sorpresa, y que, si su receta no llegó más lejos entre los finalistas, fue por la presentación, tal vez no muy cuidada.

“La sazón fue única, algo que nunca se había probado por aquí y causó sorpresa”, explica la chef Barcaya, a quien este hecho no le afectó en lo más mínimo y solo ve un camino lleno de posibilidades.

La mención de honor obtenida por la joven cocinera le ha dado un brioso impulso. Ya piensa en la receta que presentará el próximo año en el Crea Joven.

Eso dependerá, según la chef chuquisaqueña, de los ingredientes impuestos por el jurado, por lo que no descarta el cerdo, algún thimpu o ají de riñón, platos de los cuales, por España, no se conoce sazón o existencia.

En diciembre próximo, Rosmery Barcaya asistirá a la entrega de los galardones y a una cena de reconocimiento, pero lo más inmediato e importante, en septiembre, será la presentación de su receta en el restaurante Barahonda de Yecla, donde, además, tendrá la oportunidad de colocar la cocina de su tierra (Bolivia), junto a lo mejor de Murcia (España).

Además, su receta entrará a formar parte del libro de la lista propia del Centro de Cualificación Turística de Murcia.

JEFA DE COCINA El andar de Rosmery por los fogones de la región no ha hecho más que empezar, aunque ya lleva cuatro años en hostelería. Actualmente es jefa de cocina en el El Tabal, un chiringuito (quiosco) a pie de playa, cuya cocina dirige desde hace algún tiempo.

Allí tiene de compañero a su novio, Elyson Freddy Pérez González, chileno estudiante de una de las escuelas de hostelería de la región.

“Es un gran miembro del equipo, se gradúa este año y, por ahora, es de una gran ayuda”, sostiene.

Poco a poco, la chef chuquisaqueña se va abriendo puertas con sus logros y sembrando la felicidad en sus padres, que la siguen junto al resto de familia desde Sucre.

Por ahora, esta cocinera deja el recetario boliviano y se centra en lo que le piden los turistas de Suiza, Italia, Inglaterra o Alemania que llegan a disfrutar del mar y pedir algo de pulpo, “secreto”, “tartar de salmón” o “falso tataki”, entre al menos una veintena de recetas del menú.

Mondongo

La chef chuquisaqueña adecuó el mondongo de su terruño a un platillo similar de Murcia (España), con buenos resultados.

El Tabal

Rosmery Barcaya es actualmente jefa de cocina en El Tabal, un restaurante ubicado en la playa, donde dirige a un grupo de cocineros.





Tags: Murcia,,España,cocina,jefa,Barcaya,triunfa,Rosmery

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa