Cochabamba, sábado 22 de septiembre de 2018
Responsabilizan a los padres de los accidentes

Niños se tragan desde monedas hasta pilas y silbatos por descuido

El responsable de Terapia Intensiva del pediátrico, Alejandro Martínez, manifestó que, generalmente, los menores de cinco años se meten objetos en la boca, nariz y oídos.
| | 10 jul 2018 |

PERSONAL DE ENFERMERÍA ATIENDE A UN MENOR DE EDAD EN EL PEDIÁTRICO. OPINION



“La ingesta de objetos extraños es motivo de frecuentes visitas al servicio de emergencias. Es más común que los niños se traguen monedas”, dijo el responsable de la Unidad de Terapia Intensiva del hospital del Niño Manuel Ascencio Villarroel, Alejandro Martínez.

Indicó que, generalmente, los menores de cinco años tienden a ingerir accidentalmente y por descuido de sus progenitores “objetos extraños”, como monedas, canicas, botones, alfileres, gomas de borrar, silbatos y pilas tipo botón. “El niño, impulsado por su curiosidad, se lleva cualquier material a la boca y puede tragárselo”.

María José es una menor de seis años que llegó al pediátrico tras 11 horas de haber ingerido una pila tipo botón (redonda). Sus padres, inicialmente, recurrieron a una farmacia. Ahí, la profesional les vendió un laxante y les dijo que con el consumo de leche la niña expulsaría en las heces ese objeto.

Pasaron las horas y la menor no expulsaba la pila, lo que alarmó a los progenitores y la llevaron al pediátrico.

Durante los primeros días, el cuadro clínico era “sumamente delicado”. Actualmente, se encuentra estable y, aunque permanece en la Unidad de Terapia Intensiva, ya le desconectaron el ventilador hace 48 horas. Se prevé que en las próximas horas sea trasladada a sala de internación, informó Martínez. “Hasta el momento, su evolución es favorable”.

Explicó que la menor tenía una úlcera necrótica a nivel distal del esófago, que está siendo medicada con antiinflamatorios para que la lesión se autolimite y no haya complicaciones como la perforación o estenosis del órgano. “Su condición era crítica, había alta probabilidad de muerte pero con el tratamiento y el trabajo multidisciplinario se logró revertir la situación. Gastroenterología seguirá el tratamiento”.

El director de Toxicología del hospital Viedma, Ramiro Cadima, explicó que la ingesta de cualquier “cuerpo extraño” representa un riesgo, pero, el de una pila es aún más peligroso al ser un objeto que desprende tóxicos.

Indicó que a los 15 minutos de tragarse una pila, esta libera químicos como el hidróxido de sodio y de potasio, sustancias que queman el intestino y pueden derivar en una úlcera o la perforación del órgano, comprometiendo la vida del paciente.

Explicó que, para la intervención del afectado, se debe determinar si el “objeto extraño” se encuentra en la vía respiratoria o digestiva. El médico procederá a la extracción de la batería a través de una laringoscopia, broncoscopia u otro tratamiento dependiendo dónde se encuentra el elemento.

Recomendó ir a un hospital en estos casos. Las técnicas caseras pueden agravar la situación del paciente.

Objetos

Los menores de cinco años suelen ingerir monedas, canicas, botones, pilas tipo botón y alfileres, o aspiran borradores.





Tags: pilas,silbatos,descuido,hasta,monedas,tragan,desde,Niños

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa