Cochabamba, martes 19 de junio de 2018

Rusia y Arabia Saudí estrenan el Mundial: de aquí al cielo

| Marca.com | 14 jun 2018

Hoy, a las 11.00, el planeta se detiene. El mundo estará pendiente del inicio de la gran cita en Rusia con un partido que enfrenta al anfitrión contra Arabia Saudí. La afición ha esperado cuatro años para la fiesta y todos confían en estar a la altura en el Estadio Olímpico de Luzhniki, en una engalanada Moscú. Especialmente el anfitrión, cuya plantilla y resultados hasta ahora no invitan al optimismo

De hecho, el equipo de Cherchésov no ha ganado en sus últimos siete compromisos: su triunfo más reciente fue en octubre, contra Corea del Sur. Los locales tienen un grupo con dudas y las campañas de su gobierno para incentivar la ilusión (El bigote de la esperanza, en referencia al aspecto de su técnico) no funcionan en exceso.
Golovin, de 21 años y en el CSKA, es uno de sus hombres a seguir. También, por motivos distintos, Sergei Ignashevich: central de 38 años, 39 en julio y que probablemente se retirará tras el Mundial, que entró en la lista forzado por las bajas en defensa.

El factor campo

Nunca ningún anfitrión ha perdido jugando el choque inaugural y Putin no quiere presenciar desde el palco cómo su selección rompe esta estadística. Está en juego la primera victoria del Grupo A, la imagen y el orgullo. Para eso se han entrenado en la ciudad deportiva de Novogorsk, lejos del bullicio moscovita.
Arabia Saudí, por su parte, también llega a Rusia 2018 con hambre. Desde 2006 no pisa un Mundial y, tras tener cuatro seleccionadores desde septiembre, ha formulado una propuesta ambiciosa. Al Salahwi, máximo goleador de toda la clasificación con 16 dianas, es uno de sus argumentos. También su veteranía, físico y defensa.
Poco importa si estamos ante las dos selecciones con el ranking FIFA más bajo: 67 para los Hijos del desierto y 70 para los locales. Es el primer pulso de un Mundial y eso exalta emociones y entierra estadísticas. La música del inglés Robbie Williams y de la soprano rusa Aida Garifullina servirán de antesala para lo único importante:el balón.

Dos pizarras opuestas

Cherchésov y Pizzi son dos técnicos que habitan en polos distintos. El ruso, exportero, apuesta por un fútbol defensivo, condicionado por sus carencias atrás, y planteará una zaga muy poblada. El hispano-argentino, exdelantero, exhibe un juego con más descaro, ofensivo y de presión. Dos formas distintas de entender el juego y también dos perfiles diferentes: la carrera deportiva del de Santa Fe tiene mucho más brillo.
Como futbolistas coincidieron en la Eurocopa de 1996, en Inglaterra, con Pizzi ya nacionalizado español, pero no se enfrentaron.



Tags: aquí,cielo,Mundial:,estrenan,Arabia,Saudí,Rusia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa