Cochabamba, viernes 17 de agosto de 2018
OJO DE  VIDRIO

Bolivia dijo janiwa

| Escritor, abogado y “Cronista de la Ciudad” ramonrochamonroy@gmail.com | 12 jun 2018 |

En quechua, No se dice Mana, pero en aymara es más sonoro: Janiwa. Por eso nos dicen janiwas. No importa, porque todas y todos en el país queremos tener una sola Brand, que en inglés significa marca: el No. El No sin adornos. Eso nos une, no importa de qué extracción ideológica seas, basta con que hayas nacido en la clase media. Clasemedieros, como nos dicen. A mucha honra.

Para los janiwas, los Juegos Odesur han sido un “rotundo fracaso”. Allá los atletas que se empeñaron en ganar medallas, pero, como dice un cable afín, no bastó ser sede ni gastar como 500 millones de dólares en infraestructura si ganamos menos medallas que cuando el primer gobierno de Banzer, el 78 y el 90. Entonces sí que éramos buenos, pero hoy no. ¿Y entonces, qué significa esa inversión y esa localía si fuimos mejores cuando el Estado no hacía nada por el deporte?

El entrenador de básquet femenino, equipo que ganó medalla de plata en los Juegos, luego del bronce del año pasado en Santa Marta, Colombia, dice que la organización de la Villa Olímpica fue impecable, que cada delegación tenía un bus propio para trasladarse del alojamiento al comedor y de allí a los campos deportivos: el velódromo, la pista atlética con tartán y que la comida fue estupenda. Perdonen, pero son mamadas. Hay casi 700 departamentos para vivienda social en la Villa, pero esa es una propaganda del Gobierno, nada más. El 78 y el 90 no había villas olímpicas ni Juegos Plurinacionales ni Ministerio de Deportes ni canchitas con césped sintético, pero ganamos más medallas. Pena por los atletas.

Los janiwas sostenemos que el Estado siempre hace mal las cosas y que hay que confiar en el mercado. Hay que reducir el Estado, reducir la inversión pública y las reservas, pactar con el FMI y aceptar sus “ajustes estructurales”. Eso es política económica y no la estupidez de hacernos gobernar con un indígena. ¿Dónde se ha visto si hasta la revolución del 52 fue dirigida por caballeros? Los Paz Estenssoro, los Iturralde Chinel, y Montenegros y Galindos y Quirogas, esos sí eran apellidos y todos eran movimientistas. Con el tiempo, Paz Estenssoro reformó con la mano lo que hizo con el codo e introdujo esa salvación nacional que se llama neoliberalismo en plena apertura democrática. ¿Para qué? Para que un indígena se levante, se haga del poder y transforme la organización de la economía, del Estado y la ley, de la ideología y la cultura. Todo eso para meternos a las narices que él es indígena, que gobiernan los indígenas, cuando nosotros los janiwas somos decentes, somos modernos y capitalistas. Hasta rubiecitos somos.

Lo decimos y lo repetimos: los Juegos Odesur han sido “un rotundo fracaso”.



Tags: janiwa,dijo,Bolivia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa