Cochabamba, domingo 21 de octubre de 2018

Linda, la promesa de 17 años que enseña bádminton

Dejó un año el colegio por amor al deporte. La adolescente ayudó a la selección en los Juegos 2018.
| RedacciÓN DEPORTES | 11 jun 2018 |

LINDA, EN UNA POSE QUE CARACTERIZA SU TEMPLE.  BENJAMÍN JAMES



Tiene solo 17 años y se para al costado de la cancha con el temple necesario como para direccionar a los jugadores de bádminton. Desde el lateral, muy atenta a todo, Linda Fan Bu corrige, acompaña, se emociona con cada punto, los vive con intensidad.

Imaginar la figura de una adolescente (parece más chica, pues el grado de ternura que emana la dibuja casi como a una niña) bien “plantada” y dando indicaciones a los jugadores nacionales puede resultar un tanto complicado. El hecho es que la muchacha no es un personaje ficticio, sino parte de la realidad, de lo que uno pudo haber encontrado con apenas asistir a los partidos de bádminton de los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018. Linda estaba allí, junto a la selección boliviana. Era parte del cuerpo técnico, encabezado por la experta china Chenxi Wu.

Su talento es de familia. Su tía, que vive en China, lleva adelante una escuela de la disciplina y, como si el dato fuera menor, es subcampeona mundial en la categoría juvenil.

Mucho le sirvió a Linda, una cochabambina que se declara “amante” de la sopa de maní y con ascendencia asiática (sus padres son ese continente), la concentración de la que fue parte en julio de 2017, cuando viajó a la patria de sus papás para enriquecerse con una beca.

La experiencia fue productiva, aunque para ello debió tomar una decisión complicada: poner una pausa en sus estudios, pese a ostentar las mejores calificaciones de su curso (se forma en el AISB).

Costó salir del dilema. Analizó minuciosamente las alternativas, los riesgos y los posibles frutos que podrían conllevar sus conclusiones. Imperó, finalmente, en la jerarquización de argumentos su profunda convicción de que practicar el bádminton es lo que realmente la mueve.

Fue entonces cuando determinó dejar el cole por un año. No se opuso en absoluto su padre, Yongxian Bu, un experto en acupuntura que radica en Cochabamba hace más de 25 años y que elegiría una y mil veces la Llajta. Cuando Linda expuso su inquietud, la familia la apoyó y la decisión tuvo “luz verde”.

“Lo pensé mucho. Como es el último año de promoción, es lo más importante de todo. Dije que ya, que voy a intentarlo. Realmente quería dejar el año. Deseo conocer otro punto de vista del deportista”.

Reconoce que le sacaron la “mugre” los expertos chinos que llegaron a Cochabamba en dos ocasiones, para los campamentos. La primera vez, Linda no la pasó muy bien. La exigencia fue grande para quien admite que su resistencia física era baja. Y, claro, en el bádminton, el estado físico cuenta en un 70 por ciento .

“Era muy bajo nuestro rendimiento. Nos hicieron trotar y trabajar piernas, brazos...todos. Perdieron (sus compañeros) harta grasa. Se vio el cambio”.

En el proceso de convertirse en una “maestra” del deporte, la adolescente también fue una principiante. No de la noche a la mañana adquirió técnica.

Lo curioso es que conoció la disciplina olímpica en 2016, año en el que participó en su primer campeonato nacional y, de paso, llegó hasta la final. Sus habilidades hablaron por ella, aún cuando el tiempo de entrenamiento era mínimo.

Fue solo en la concentración de China cuando conoció la esencia de su pasión. “Esos seis meses fueron muy duros. Justo era verano. Entrenábamos de seis a ocho horas. Mejoré mucho en ese tiempo. En el grupo de las chicas era la última, pero logré subir hasta la segunda posición. Eso me alegró”.

Actualmente, la adolescente, que domina cinco idiomas (español, chino, portugués, francés e inglés), se encuentra apta para enseñar a chicos y juveniles sobre cómo agarrar la raqueta, cuáles son las posiciones básicas, cómo desplazarse y dar el servicio, entre otras cosas.

Ella y sus alumnos principiantes se concentran en un coliseo situado en la final de la segunda circunvalación.

Confesa admiradora del malasio Lee Chong Wei (35 años), el subcampeón mundial profesional, Linda Fan considera que una de las claves para mejorar la técnica es ver videos. A través de ellos es posible “copiar” movimientos y analizar estrategias, pues, claro, uno de los elementos esenciales en el juego es la inteligencia.

“Tienes que observar y analizar el video. Debes corregirte y practicar hasta que te salga”.

¿Su balance con respecto a la presentación del equipo boliviano en los Juegos Suramericanos que concluyeron el viernes pasado? Por demás optimista. La adolescente resalta lo productivo que significó haber obtenido una victoria en la campaña, teniendo en cuenta que los badmintonistas nacionales apenas comienzan a asomar en el deporte del volante.

“Estaba en la cancha ayudando a los chicos. Me emocioné mucho. Me encontraba con la entrenadora dirigiendo, ayudando en la estrategia. Ha sido muy emocionante. En cada punto, era como si yo hubiera estado ahí. Han jugado a tres sets y han ganado. Eso ya es historia. Es el primer partido que ganó el bádminton boliviano en un evento suramericano”.

Linda tiene claro su proyecto futuro: abrir una escuela en Cochabamba.

Valiente

Este año, Linda compitió en el Perú Future Series. Fue la única boliviana en el torneo, donde participaron grandes exponentes del exterior.





Tags: bádminton,enseña,años,promesa,Linda,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa