Cochabamba, viernes 17 de agosto de 2018
MIRADAS ANTROPOLÓGICAS

Pensamiento religioso chiquitano

|  Antropóloga y docente universitaria maia_te@hotmail.com | 05 jun 2018 |

Se puede decir que todos los investigadores de la cultura chiquitana concuerdan en que gran parte de los grupos étnicos chiquitanos comparten los siguientes elementos cosmológicos y religiosos: el renacimiento en otra vida, la creencia en Tupax como Dios todopoderoso (de influencia cristiana), el dogma en tres almas, la predestinación del ser humano, la fe en el Jichi como amo de la naturaleza y en la luna como madre protectora.

La influencia jesuítica en territorio chiquitano, a través de las misiones, permitió dar nuevas interpretaciones a las expresiones culturales y religiosas indígenas. Asimismo, los nativos respondieron a las enseñanzas cristianas recibidas.

El doctor en Misionología Roberto Tomichá (2002) señala que, desde el punto de vista indígena, el misterio cristiano podía ser rechazado, conservándose las creencias nativas o aceptado parcialmente como nueva creencia chiquitana. Es decir, una asimilación creativa. No obstante, estas consideraciones están en estrecha relación como parte de un universo cultural y religioso innovado entre lo indígena y el cristianismo.

¿El cristianismo chiquitano es sincretismo religioso? Si se considera que las reducciones jesuíticas fueron el punto de encuentro entre las tradiciones de varias etnias que coexistieron reducidas en las misiones, con las expresiones cristianas transmitidas, se puede decir que el resultado fue una asimilación religiosa creativa por parte de los nativos. Es decir, el sincretismo.

Sin embargo, resulta difícil aseverar lo mencionado, debido a que la religiosidad chiquitana en la actualidad, si bien se expresa mediante signos visibles como las procesiones, adopción de cruces y rosarios, en lo más profundo del alma nativa mantiene los pensamientos tradicionales que dieron como resultado el nacimiento de la cultura chiquitana en las misiones, tal como aseveran los investigadores respecto a los elementos cosmológicos y religiosos citados inicialmente.

Hay que recordar que, con el paso del tiempo, los neófitos incorporaron gradualmente la doctrina cristiana en una nueva forma de ser religiosa. Conservaron una relación íntima con lo sagrado que siempre fue sincera, coherente y profunda. Es así que esta asimilación se expresa tanto en características cristianas como chiquitanas, de tal suerte que una simple observación en la vida cotidiana no permite deducir los contenidos espirituales de una u otra religiosidad.

Es muy probable que muchos coincidan en señalar que este escenario es sincretismo, entendiendo como una mezcla íntima, pero no totalmente integrada de los significados de ambas religiones, de modo que se pueden apreciar expresiones auténticas tanto cristianas como indígenas en la innovada representación religiosa.

El franciscano chiquitano Tomichá señala que en lugar de sincretismo se podría hablar de “síntesis religiosa” porque conserva rasgos profundos de la cosmovisión nativa anterior a la llegada de los jesuitas. De ello, resulta necesario decir que uno de los dogmas de la Iglesia católica es la resurrección de los muertos en el último día y contrariamente el renacimiento en otra vida es uno de los elementos cosmológico y religioso de la cultura actual chiquitana.



Tags: chiquitano,religioso,Pensamiento

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa