Cochabamba, sábado 15 de diciembre de 2018
COLECTIVO TELARTES

Grito Rock 2018: Un repaso

| Director de El Fin del Silencio | 04 jun 2018 |

Poco a poco se establecen en la ciudad eventos musicales que ya forman parte del (in)consciente colectivo de la ciudad, el Llajta Rock, la Fiesta de la Música, el Nuson y, por supuesto, el Grito Rock. Cada uno de estos eventos tiene características propias. Elementos conceptuales, artísticos y discursivos hacen que cada uno sea una entidad perfectamente identificable.

El Grito Rock 2018 tenía como hilo conductor el tema de la diversidad, no solo en la música sino también en la vida cotidiana. Contempló no solo el concierto como tal sino talleres y un conversatorio acerca de la profesionalización de la música, exhibiciones de parkour, break dance y una feria artesanal alternativa. Finalmente el día llegó, el 19 de mayo el Grito Rock volvió a abrir en Cochabamba, una vez más, la posibilidad de decir lo que creemos, pensamos y sentimos a través de la música. Presentó este año a los debutantes Niña Macoña y Sueños Modernos. Desde la Argentina llegó Sol Pereyra; Frontline, una de las bandas que marcan el nuevo camino del rock local; el tema de la diversidad se hizo presente con Amadeus X y los Hijos del Viento, llegando desde Perú; A Pie, una de las más importantes del país, de quienes se dice que “son solo tres y suenan como 20”; Maldita Jakeca, banda chuquisaqueña que su regreso a Cochabamba fue inmejorable; desde Paraguay, llegaron los Vinilos; Matamba, el plato fuerte de la jornada, cuya presencia no deja indiferente a nadie. Después de una larga jornada de casi 14 horas de actividad —cualquiera pensaría que había llegado a su fin— pero faltaba el elemento que no puede faltar, el metal, y se hizo presente la banda Alma Eterna. Mejor final no pudo haber.

Vale la pena destacar algunos de sus momentos: La mención especial al Llajta Rock y a la banda Cartel Afónico, en ambos casos por el aporte a la música, la cultura, el arte y la diversidad, bien merecido en ambos casos. Sin embargo, creo yo, el momento que quedará en el recuerdo de todos fue aquel en el que se hizo presente Martina Barra, mujer afro-descendiente presidenta de la comunidad Ubuntu, con un mensaje de unión, unidad y respeto a las diversidades. Mensaje conmovedor donde más de una lágrima corrió. Finalmente, nos regaló un baile lleno de magia. Como —parece que nada puede ser perfecto— creo que el sonido, en muchos casos, dejó qué desear. Nada que, esperemos, no se tome en cuenta para siguientes ediciones. ¡El Grito Rock 2018 fue un éxito! Las bandas estuvieron al nivel, el público con un comportamiento impecable que llegaron hasta el mARTadero con un solo objetivo, disfrutar de cultura, la del rock.

(*) Director de El Fin del Silencio



Tags: repaso,2018:,Rock,Grito

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa