Cochabamba, miércoles 23 de mayo de 2018
Festival /// El director italoamericano recibió el premio Carroza de Oro en Cannes.

Scorsese, la infinita pasión por el cine

| EFE/CANNES Twitter: @DiarioOpinion | 10 may 2018

EL CINEASTA MARTIN SCORSESE POSA AL RECIBIR EL PREMIO HONORARIO CARROZA DE ORO (GOLDEN COACH). EFE



El cine era su evasión cuando era un niño rodeado de violencia en Manhattan y el cine sigue siendo la gran pasión de Martin Scorsese, como demostró ayer en Cannes. "Todos vamos a desaparecer y el cine con nosotros, ¿pero por qué ahora?”, se preguntó.

Con una energía desbordante, unas risas generosas y una mente cinematográfica al alcance de muy pocos, Scorsese habló a una velocidad de vértigo de su infancia, de sus inicios en el cine o de lo que aprendió de sus padres, pero sobre todo de cine.

"El cine me aportó mucho cuando era niño, de joven y de adulto y creo que esto tiene que marcar psicológicamente también a otras personas. Es algo demasiado emotivo para mí. Cuando pienso en las películas que he visto, francesas, italianas, americanas, de John Ford... Algunas veces las películas son como una experiencia religiosa, un sentimiento de alivio que cambia tu vida", reflexionó.

Entonces, "¿por qué permitir que eso desaparezca?", dijo el director de 75 años, ante un público que le recibió en pie y que llenaba el Teatro de la Croisette de Cannes.

Era un acto de homenaje previo a la recepción de la Carroza de Oro de la Quincena de Realizadores, la sección más independiente del Festival de Cannes, que premia cada año la trayectoria de un cineasta consagrado.

Un premio muy agradecido por Scorsese, que comenzó su carrera internacional en Cannes y precisamente en esa Quincena que recibió primero con reticencias y luego con los brazos abiertos una de sus primeras películas, "Mean Streets", que fue el gran descubrimiento de la edición de 1974.

Fue la primera vez que Scorsese participaba en Cannes, donde solo dos años después se llevaría la Palma de Oro por "Taxi Driver", y reconoció que su estreno en el festival conforma uno de los mejores momentos de su vida profesional.

"Iba libremente de un sitio a otro, encontrándome con todo el mundo, con estrellas, directores, productores, cineastas que también empezaban como Wim Wenders, fue una época increíble", reconoció el director sin atisbo de nostalgia.

Scorsese fue desgranando su vida en respuesta a las preguntas de un grupo de directores franceses entre los que estaban Jaques Audiard o Bertrand Bonello.

Con sonoras carcajadas y cero ironía, el director de "Raging Bull", "Goodfellas" o "Casino", encandiló a toda la audiencia cuando contó cómo era su infancia en Manhattan, donde nació en 1942, y donde creció rodeado de una violencia de la que solo se escapaba a través del cine y la música.

Una infancia dura, de niño asmático y sin libros en casa que, sin embargo, le ayudó mucho a darse cuenta de que la maldad y la bondad pueden estar a la vez presentes en el mismo ser humano, algo que siempre ha reflejado en los complejos personajes de sus películas.



Tags: cine,pasión,infinita,Scorsese,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa