Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018
OJO DE  VIDRIO

Descolonizar la filosofía política

| Escritor, abogado y “Cronista de la Ciudad” ramonrochamonroy@gmail.com | 08 may 2018 |

Hoy, a las 19:00, entregaré mi libro Para descolonizar la filosofía política (Grupo Editorial Kipus, 2018, 290 pp.) en el Auditorio de Ciencias Políticas. Es un espacio de reflexión nuevo sobre un material archiconocido, pero no siempre leído. Esta revisión es toda mi fe; es el estudio de dónde se origina el poder y cómo tiene presencia en el Estado, pero no una obra definitiva, sino un espacio nuevo que ojalá tenga críticas.

Impresiona el saber acumulado por el pensamiento de Occidente, desde Lucrecio hasta la Escuela de Frankfurt y los filósofos franceses, porque ellos habían encontrado todas las respuestas, pero, como diría Carlos Monsiváis, les cambiaron las preguntas. ¿Quién les cambió? Colón, al encontrarse con un continente nuevo y con un problema que hoy todavía no se resuelve: el de las razas humanas, fuente del racismo y del miedo al mestizaje cuando todos en el mundo somos mestizos. Para empezar, los españoles, que son visigodos, celtas, árabes, romanos y cartagineses, o los franceses, que no solo son francos y galos, sino también normandos, es decir, vikingos, como lo son los lombardos, herederos de las invasiones vikingas a Italia.

¿Cómo les cambiaron las preguntas? Kant, Hegel, Buffon, Voltaire, Renan, Le Bon, Tocqueville colocaron a los blancos en lo alto de la pirámide y a negros e indios americanos en la base; y dudaron de la humanidad de indios y negros a tal punto que el gran Voltaire decía que unas muchachas desprevenidas habían sido violadas por monos y que de ahí nacieron los negros.

El hilo conductor de todos es el miedo a la mezcla de la raza blanca con las “razas inferiores”, que llevó a formular una filosofía devenida en sentido común, pero también a Hitler, que no solo los leyó, sino que procedió a la eliminación del otro por un sentimiento de superioridad racial.

El libro se propone equilibrar la herencia de Occidente, que es también la nuestra, pero no puede ignorar la existencia de culturas originarias que contrapesan la de estos pensadores que han convertido la filosofía de Occidente en un pensamiento universal.

Por último, es necesario formular las bases para construir la otra historia de Bolivia, ya no llena de héroes, presidentes, batallas y fechas gloriosas, sino una explicación de por qué Bolivia es un país sólido y milenario a pesar de las políticas económicas oficiales de la Colonia y la República. Es una historia que habla de la organización de la economía, la construcción del mercado interno y la presencia social efectiva en el Oriente de nuestro territorio.



Tags: política,filosofía,Descolonizar

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa