Cochabamba, miércoles 18 de julio de 2018
Remy Lucas reside en Canadá desde 1986­

Músico boliviano representó a Quebec en un evento nacional

El potosino viajó por varias naciones del mundo por su destreza con el charango. Gracias a una amnistía obtuvo la residencia permanente en ese país de Norteamérica.
| Twitter: @Jorgefer42 | 16 abr 2018

REMY LUCAS EN UNA DE SUS PRESENTACIONES (I). JUNTO A SU FAMILIA (D). REMY LUCAS



Gracias a su habilidad con el charango, conoció varios países y casi todo el territorio de Canadá, nación donde se encuentra afincado desde hace 32 años. Remy Lucas, boliviano, aprendió a interpretar este instrumento de cuerdas cuando tenía siete años. Tras salir bachiller y cumplir el servicio militar, recibió una oferta de viaje a Canadá para ser parte de una agrupación musical.

Uno de los recuerdos que más le enorgullece en su carrera de más de 30 años es que, junto con su agrupación Jilakata, representó a Quebec, provincia de Canadá, en un festival nacional.

En esa oportunidad, esta agrupación conformada por cinco bolivianos ganó el derecho de representar a Quebec con la pieza “Jiyaway Zambita” del grupo Los Kjarkas.

Arropado por su grupo Jilakata, Remy Lucas y sus compañeros realizaron varias presentaciones en los alrededores de Montreal, ciudad en la que radica desde que llegó a Canadá en 1986.

Para renovarse, después de haber tomado una pausa con Jilakata, Lucas conformó en 1993 otro grupo, Eco Andino, con el cual realizó una gira por Canadá y llegó a Japón, Taiwán y Estados Unidos.

La última presentación con Eco Andino la hizo en dos teatros de Canadá, como parte de una orquesta sinfónica en la que participaron músicos de diferentes países como Japón, China, Marruecos, Rumania, Haití y España, entre otros.

Lucas insiste en que gracias a la música llegó a conocer casi todo el territorio de Canadá, incluso más que Bolivia, porque hacía presentaciones en diferentes ciudades, en festivales. "Llegué a conocer este país más que los propios canadienses", afirma.

Actualmente ya no toca con la misma frecuencia que antes, pero él sigue reuniéndose con sus amigos para hacer presentaciones esporádicas.

SUS INICIOS Cuando Lucas y su compañero de viaje llegaron a Canadá, en 1986, interpretaban, en forma exclusiva, música folclórica de Bolivia, en los festivales y escuelas donde tenían presentaciones.

Con el paso de los años fueron adaptándose para tocar ritmos de otros países, de Ecuador, Perú, Chile, Argentina y de Centroamérica, incluso cumbia.

Pero más allá de la letra de las canciones, lo que emocionaba realmente a los canadienses era la variedad de instrumentos que combinaban en las presentaciones.

"A la gente le gustaba las canciones instrumentales. Admiraba las diferentes zampoñas, entre ellas la ica, la malta, la sanca, la malta y toyo".

En cada oportunidad que tenían explicaban al público el tipo de instrumento que utilizaban, por ejemplo, les decían que para tocar el toyo “se necesita tener buenos pulmones”. A los asistentes a los festivales les gustaba la combinación de los sonidos de la quena con la zampoña, el charango y los ritmos variados que interpretaba el grupo folclórico.

INFORMÁTICO Después de que se disolviera el grupo de Lucas, empezaron a tocar con menos frecuencia, y cada uno de los integrantes buscó otros empleos.

En su caso, se especializó en informática y desde hace 18 años trabaja en el sector de la Educación del Gobierno.

El folclorista contrajo nupcias con una dominicana, tiene tres hijos, la mayor de 25 años y dos hombres de 23 y 15 años.

CONCIERTOS Remy Lucas logró llevar a tres agrupaciones bolivianas en giras por Canadá, a Los Kjarkas, en julio de 2005; Savia Andina, en noviembre de 2006; y Kalamarca, en agosto de 2011.

Zumba con música andina

Remy Lucas imparte clases de zumba (una disciplina de fitness), pero con una innovación, utiliza ritmos de música folclórica nacional como tinkus, saya y tobas, con la finalidad de hacer ejercicio.

Todos los domingos, aprovechando que es invierno en Canadá en esta época, imparte cursos de fitness, al ritmo de tinku gym, y enseña a bailar tinkus, tobas, saya y otros bailes andinos de Bolivia.

Lucas asegura que estos ritmos han sido adaptados por él para hacer ejercicio. Estos cursos se los imparte en un local que tiene la Asociación de Bolivianos en Montreal, durante un poco más de una hora.

En el curso de zumba participan bolivianos, canadienses, colombianos, peruanos, chilenos y mexicanos, entre otros.

Esta actividad se desarrolla entre octubre y finales de abril, porque en Canadá en el mes de mayo comienza la primavera y la gente prefiere estar al aire libre y correr por la calle para hacer ejercicios.

En la estación de invierno, la temperatura llega en Canadá hasta 30 grados bajo cero y es difícil realizar ejercicios al aire libre, por eso hacen zumba.

En Montreal, según Lucas, hay unos 1.500 bolivianos. Los que participan en las actividades que realiza la Asociación son 200.

Apuntes

Desde niño

Remy Lucas aprendió a tocar charango cuando estaba en el nivel primario, a los siete años, por incentivo de su madre, y formó parte de una agrupación en la escuela, participando en las horas cívicas.

Fútbol

Después de dedicarse durante dos años a tocar charango en la escuela, dejó la música por dedicarse a lo que más le gustaba, el fútbol. Afirma que era hábil con el balón, pero su carrera deportiva amateur se truncó cuando fue lesionado.

Esa circunstancia le impulsó a tomar de nuevo el charango y conformar una agrupación con compañeros de barrio y colegio, cuando tenía 13 años.

Militar

Una vez que salió bachiller decidió ingresar al cuartel porque su intención era seguir la carrera militar. Sin embargo, observó que esa profesión implicaba sacrificios, estar lejos de la familia e ir de un lugar a otro, de acuerdo a sus destinos.

Australia

El objetivo del folclorista era viajar a Australia, desde donde le habían enviado una oferta para hacer presentaciones con una agrupación, pero su destino estaba en Canadá.

1.800 dólares

Después de salir del cuartel, en 1986 uno de sus amigos le comentó que le habían contactado desde Canadá con una oferta para trabajar como músico para realizar presentaciones en festivales.

Lo único que le pedían los empresarios era que pague su pasaje, que en esa época costaba 1.800 dólares.

Sin visa

En 1986, había más facilidad para viajar a Canadá. Lo único que se requería era conseguir el dinero para el pasaje y las autoridades de Migración de ese país autorizaban, en el mismo aeropuerto, la estadía hasta por seis meses. No se necesitaba visa para ese país.

Residencia

El folclorista tenía planeado, tras llegar a Canadá en abril de 1986, viajar en agosto a Francia y de ahí a Australia, pero para su fortuna el Gobierno canadiense sacó una amnistía que daba la posibilidad a las personas que habían llegado a ese país hasta antes de septiembre de ese año optar por la residencia permanente. Él aplicó esa opción, y tras un año de trámite le dieron la residencia canadiense.





Tags: evento,nacional,Quebec,representó,boliviano,Músico

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa