Cochabamba, jueves 19 de julio de 2018
EN VUELO

¿Qué futuro hay?

| | 16 abr 2018

Hace unos días asistí, por 18 años consecutivos, invitado como columnista en temas aeronáuticos a la feria Fidae de Chile. Después de ver las ofertas en el transcurso de varias versiones, y enterarme de que en algunos países hay hambruna y falta de escuelas, y que en esta feria hay, cada vez más, armas sofisticadas, aeronaves más destructivas y veloces, me pregunto ¿qué futuro les espera a Juli y Andresito, mis bisnietos? 

Si el mundo, en vez de producir alimentos para reducir la pobreza, construir más escuelas y más hospitales, está fabricando más armas, me pregunto ¿acaso el futuro de la niñez actual es que de mayores terminen matándose por comida, agua o por falta de educación y salud?

En esta feria observé aeronaves que con su valor unitario, como el F35, alcanzaría para construir 36 hospitales de primera clase o unos 240 colegios para educar a unos 24.000 estudiantes, dar de comer durante un mes, con buena calidad de alimentación, casi a toda Bolivia, tomando un promedio de 10 dólares por habitante, que es elevado.

¿No es una barbaridad lo que se gasta en una aeronave para matar en vez de alimentar? En esta feria aeronáutica había carros de asalto armados, que con uno solo de estos, por su valor, podríamos edificar dos hospitales o seis colegios. Ametralladoras, cuyo precio alcanzaría para mantener a una familia de cuatro miembros, moderadamente, durante un mes.

Vimos tanto adelanto en armamento destructivo en los últimos 20 años, a la par que más violencia, hambruna, refugiados que escapan de sus países por falta de seguridad y alimentación.

Increíble, del país más rico en reservas petroleras del mundo como Venezuela llegaron miles a Colombia, y curiosamente igual número de colombianos a Chile, haitianos y cubanos. Santiago de Chile, con seis millones de habitantes al cierre de 2017, llegó a recibir 600.000 extranjeros. El 10 por ciento ahora es de otros países, y en todo Chile casi un millón buscando mejor vida sin violencia ni hambre.

Esto, por lo menos a mí me demuestra, que los adelantos en material bélico no trajo ningún adelanto ni solución a los problemas en el mundo, sino más violencia y atraso.

Llegamos a la luna y hay niños que no pueden llegar a una escuela, porque no hay ni cerca ni lejos. Igual sucede con los que buscan ayuda médica.

La Fidae, según indican, movió unos ocho mil millones en cinco días. ¿Se imaginan qué podríamos hacer con todo ese dinero? Las películas de las guerras de las galaxias solo nos muestra violencia, nunca nada constructivo. ¿Qué futuro les espera a las nuevas generaciones?



Tags: hay?,futuro,¿Qué

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa