Cochabamba, domingo 15 de julio de 2018
DE FRENTE

¿Genes del colonizador?

| Abogada y directora de la OJM julietamontaño@gmail.com | 15 abr 2018

El tema que recurrentemente es mencionado por actores sociales y políticos, y recogido en los medios de comunicación del país, es el referido a los títulos profesionales que decía ser poseedor el vicepresidente Álvaro García Linera y las respuestas diversas y, según la ocasión, que la audiencia ha dado.

Actualmente, y con documentos oficiales extendidos por la universidad donde decía haber realizado sus estudios, se constata que este personaje, cuya característica es la actitud displicente con la que se dirige a las personas en general y con expresiones cargadas de descalificaciones contra aquellas que no coinciden con su forma de pensar, sin muchos méritos, apenas logró vencer algunas materias de una carrera, sin alcanzar siquiera al nivel de egresado. Sin embargo, muy seguro de sí y sin el menor escrúpulo, después de su estadía en México se presentó ante la sociedad como Licenciado, y en ocasiones como Doctor en Matemáticas y rápidamente, arropado por sus amiguetes de la época en la que jugaba a guerrillero, se insertó en la universidad y círculos intelectuales desde donde proyectó una imagen de filósofo, politólogo, sociólogo y no hubo tema sobre el que no se mostrara como experto. La osadía de esta persona llegó a tanto que en su carnet de identidad figura como Licenciado, aspecto que solo era, y es posible insertar, presentando la copia legalizada del título que se dice poseer y no existe razón para dudar que él lo hubiera hecho, pero el misterio es qué documento fue el que presentó o de qué malas artes se valió para que así figure. De todos modos, lo cierto es que el Sr. García Linera continuó detentando un título que nunca obtuvo.

Lo que llama la atención, y es a lo que responde el título de este artículo, es que en España se ha desatado un escándalo mayúsculo por un caso parecido al de Bolivia porque la Sra. presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes insertó en su currículo un postgrado de la Universidad Carlos III que nunca había cursado, menos obtenido el título de Máster con el que figuraba.

Pero, al igual que en nuestro país, el cinismo y la falta de escrúpulos que demuestra la aludida y el grupo político al que pertenece, así como la similitud en las respuestas de los dirigentes del partido al que representa pretendiendo minimizar el delito y la insolencia con la que la señora señala que no dejará el cargo, nos lleva al convencimiento de que, aun cuando ambos personajes representan a líneas políticas diametralmente opuestas, al parecer persisten y dominan los genes del colonizador en nuestro rabioso descolonizado.



Tags: colonizador?,¿Genes

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa