Cochabamba, martes 11 de diciembre de 2018

Letra y música

| Feminista y comunicadora social monicanovillo@yahoo.com | 11 abr 2018 |

Al finalizar el mes de marzo, la agrupación folclórica Los Kjarkas lanzó el video de su canción “Cara Bonita”, que en pocas horas se hizo viral en redes sociales, fundamentalmente en Facebook, pero por motivos diferentes a los que hubieran deseado los famosos músicos. Casi de manera simultánea se presentaron un conjunto de críticas a la letra, por machista y misógina; a la música, por ser poco rigurosa con los ritmos nacionales y por la forma en que se usan las imágenes de las mujeres en el video.

Las críticas se centraron en el estribillo “Quien busca una mujer cara bonita mucha plata debe tener para mantener mujer bonita", que insinúa que es necesario tener dinero para mantener una relación con una mujer bonita. Lo interesante es que las críticas, en esta oportunidad, no vinieron de sectores feministas, sino de youtubers, activistas y jóvenes influenciadores de redes sociales.

Reacciones diversas y creativas expresaban el descontento con la canción, llegando incluso a sustituir el sonido del video, comparándolo con el reguetón. Pero si algo ha quedado claro para los críticos es justamente que el machismo supera cualquier género musical.

Las justificaciones de Los Kjarkas sobre las letras, expresan justamente la naturalización de la violencia. ¿Cómo atrevernos a criticar sus letras si componen por décadas? Para ellos, existen intenciones ocultas de desprestigiar al grupo musical que busca revalorizar a las mujeres que disfrutan del folclore.

Es cierto que existen y han existido canciones con contenidos igual o más machistas; pero fueron creadas en otro contexto. La producción cultural, particularmente la musical, reproduce los valores machistas que sustentan y naturalizan formas de violencia y discriminación contra las mujeres en nuestra sociedad.

Las reacciones generadas a raíz de “Cara Bonita”, justamente dan cuenta de que, en este momento, las letras machistas y sexistas no pueden ser toleradas. Músicos, comunicadores, mujeres y hombres se han manifestado rechazando y demandando mayor creatividad y esfuerzo en la producción cultural. Sin duda, se avanza en la creación de conciencia sobre la desigualdad de género y el impacto que tiene la producción cultural en sostener el sistema patriarcal y sus expresiones. Cada vez más, aunque a pasos lentos, los artistas asumen el compromiso de hacer algo para transformar las situaciones de desigualdad. Estamos en un momento diferente.



Tags: música,Letra

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa