Cochabamba, jueves 24 de mayo de 2018

Por quién doblan las campanas

| Abogado, docente e historiador del Derecho imcorajq@hotmail.com | 09 abr 2018

En las semanas precedentes se han producido hechos y acontecimientos, los mismos que en el futuro inmediato incidirán en la política nacional e influirán definitivamente en la historia de la lucha por el poder, trastocando la actual forma de gobierno que se halla anclada en el populismo, la irresponsabilidad ante la ley y el manejo arbitrario y discrecional de la hacienda pública, acompañada de la palmaria judicialización de la política, la vulneración sistemática de los derechos humanos y el ostensible desprecio a la norma jurídica, y particularmente a la Constitución Política del Estado, en la que cobra vida la mentada y poco afortunada frase: Si es ilegal, yo le meto nomás, expresión convertida en ideario gubernamental.

Empero, como nada es eterno y mucho menos el poder total, han empezado a surgir puntas de iceberg, que pronto se mostrarán en toda su actividad demoledora. Recordemos que la Comisión Europea para la Democracia y por el Derecho, en Venecia, hubo de manifestarse a solicitud de la Organización de Estados Americanos (OEA), que la reelección no es un derecho humano como tal, sino una modalidad del derecho a ser elegido, consecuentemente la alternancia en el ejercicio del poder es un instrumento democrático. Tal interpretación jurídica doctrinaria confiere plena y absoluta validez a los resultados del 21F, tergiversados por un fallo de la justicia nacional sometida al poder central.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos humanos en el mes de febrero admitió la denuncia sobre ejecuciones sumarias y otros delitos de lesa humanidad realizadas en el hotel Las Américas en Santa Cruz. Es posible prever los resultados de esta demanda, tomando en cuenta que quienes la interponen son, por un lado, un sobreviviente de la masacre y, por otra, la madre de una de las víctimas.

Aún en el suspenso se hallan las denuncias internacionales planteadas por las víctimas de Chaparina. Los casos de Lava Jato y Odebrecht y sus tentáculos de corrupción han penetrado territorio nacional, involucrando a diferentes personajes e instituciones, las que ya fueron señaladas desde hace varios años. Recordemos las denuncias realizadas por José María Bakovic contra la empresa OAS. Mucho más recientemente, el Supremo Tribunal Federal Brasileño autorizó que el expresidente Lula sea puesto en prisión para asumir su defensa y la condena a 12 años por recibir 3.7 millones de reales por parte de la empresa OAS, decisión que inmediatamente fue cumplida por el juez Sergio Moro.

Como corolario de los hechos mencionados se halla la acción judicial contra el expresidente Sánchez de Lozada y su exministro Sánchez Berzaín, declarados por el jurado como responsables de ejecuciones extrajudiciales, en el caso de Octubre Negro. Todo lo dicho anteriormente semeja a preavisos del triunfo de la justicia, el Estado de Derecho y la democracia en contra de los usufructuarios del poder omnímodo y sus actos ilegales. Este cúmulo de anuncios nos trae a la memoria lo expresado por el gran Hemingway en el final de su célebre novela que narra la dictadura franquista: “Nunca debes preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”.



Tags: campanas,doblan,quién,Por

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa