Cochabamba, jueves 19 de abril de 2018

¿Transformar Cochabamba en Amsterdam?

| Ingeniero industrial, magíster en Innovación y Desarrollo Emprendedor, y docente jmvelasco@fundacionmaya.bo | 08 abr 2018

En una nota periodística de OPINIÓN, del 1 de abril de este año, se destaca la declaración del alcalde de Cochabamba, José María Leyes, que dijo, en oportunidad de inaugurar la nueva ciclovía que conecta el norte de la ciudad con el centro, que “Cochabamba puede ser la Amsterdam de Bolivia”.

Una visión acertada de la autoridad si tomamos en cuenta que Cochabamba presenta valores de contaminación del aire superiores a los de las principales ciudades de Latinoamérica como Santiago, Lima y Sao Paulo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos altos niveles de contaminación se generan en un 80 por ciento por el parque automotor, que viene creciendo a un ritmo desmesurado y sin una ley para controlar el nivel de contaminación y emisión de gases de los automóviles.

En ese sentido, está claro el propósito de seguir construyendo ciclovías en la ciudad, pero todavía queda un largo trecho que avanzar si se quiere realmente llegar a ser una ciudad donde predomine el uso de medios de locomoción alternativos que no contaminen el medio ambiente como es el uso de la bicicleta.

Ciudades como Santiago de Chile están siguiendo el modelo de ciudad pedaleable y quiere convertirse en la Amsterdam de Latinoamérica, por eso sus ciclovías ya suman más de 300 kilómetros en una ciudad también castigada por los más de 1.2 millones de autos que circulan en los horarios punta. Para incentivar el uso de bicicletas en la ciudad se ha lanzado el Plan Santiago Pedaleable, y entre los desafíos se han planteado la instalación de 69 estacionamientos en las 52 comunas y la adquisición de 692 biciestacionamientos de corta estadía, además de la construcción de mas ciclovías con un nuevo diseño y sus respectivos conectores para unir las ciclovías.

Estas buenas intenciones de llegar a ser una ciudad mas amigable y menos contaminada tienen, además de construir la infraestructura, otros desafíos importantes que tienen que ver con una planeación urbana que sea adecuada, innovadora y sostenible. Esto representa un proceso donde tienen que intervenir todos los actores: Gobierno Municipal, empresas, los ciudadanos, transportistas, escuelas y universidades para definir una estrategia integral con acciones de corto, mediano y largo plazo. Lo primero será hacer un cambio cultural y de mentalidad dejando de lado el automóvil para usar la bicicleta como medio de transporte, educando a los transportistas y conductores para que tengan respeto y mayor cuidado con los ciclistas.

El Gobierno Municipal, además de seguir invirtiendo en ciclovías, debe crear lugares de estacionamientos, dar la accesibilidad para que un ciclista pueda ingresar su bicicleta a los automotores y medios de transporte urbano, además de favorecer la intermodalidad. Las empresas deben facilitar el espacio y accesibilidad para el estacionamiento de bicicletas de sus empleados. Los colegios y universidades creando esa cultura para masificar este medio de transporte y apoyando con programas de formación para toda la ciudadanía para que usen casco, respeten señales de tráfico, etc.

Las oportunidades e innovaciones son muchas para implementar este modelo. Por ejemplo, los bancos, dentro de su programa de responsabilidad social, junto con el Gobierno Municipal podrían invertir en un servicio de bicicletas compartidas que, además, apoye el turismo. Los emprendedores podrían ofrecer talleres de atención y balanceo móviles para bicicletas. El Gobierno Municipal puede construir ciclovías solares para generar energía. Las escuelas, dar clases de ciclismo con simuladores de realidad virtual, etc.



Amsterdam?,Cochabamba,¿Transformar

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa