Cochabamba, jueves 19 de abril de 2018

Agenda progresista, una quimera en comicios mexicanos por fe y coaliciones

| Tomado de la agencia EFE | 07 abr 2018

La fe de los candidatos, las coaliciones de partidos con ideologías dispares y la polarización en temas progresistas como el matrimonio homosexual o los derechos sexuales y reproductivos han llevado a los aspirantes presidenciales al silencio o al conservadurismo, en un afán de ganar votos.

"No ha quedado muy clara la posición de los candidatos en estos temas que en principio suelen ser tópicos que polarizan. (...) Y las coaliciones que han hecho, de facto o formales entre partidos, parecen hacer inviable una agenda progresista", afirmó a Efe el politólogo Khemvirg Puente.

Para el coordinador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ninguno de los cuatro presidenciables se va a "arriesgar" con una agenda progresista, y en ello también influyen sus propias creencias religiosas. Según el investigador político Ulises Flores, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), falta una agenda progresista por el respaldo de instituciones con toques religiosos a los partidos, y las raíces en agrupaciones como el conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Incluso el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza las encuestas rumbo a los comicios del 1 de julio, permanece prácticamente mudo desde el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en alianza con Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, este último con supuestas raíces evangélicas.

"¿Aborto, matrimonio igualitario, adopción entre parejas del mismo sexo?", le preguntó recientemente una periodista. "Consulta a los ciudadanos", replicó el líder de Morena, partido que tiene su propia Secretaría de la Diversidad Sexual.

En México, la Suprema Corte declaró en 2016 inconstitucionales las leyes estatales que prohíben el matrimonio homosexual, y el aborto es legal en Ciudad de México, mientras en la mayoría de estados las legislaciones contemplan varios supuestos para interrumpir el embarazo. La mayoría de candidatos apuestan por apegarse a la ley.

"El tema de la protección de las minorías toca a las Cortes y a las legislaturas locales, y mal haríamos en politizarlos", dijo en una entrevista con Efe el candidato del oficialismo, José Antonio Meade.

Aspirante por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (NA), Meade es católico y arrancó campaña este 1 de abril, dos días más tarde del inicio oficial, "en respeto a las tradiciones y la fe" por Semana Santa.

La independiente Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) del PAN, es también muy devota. De hecho, de joven incluso se planteó ser monja. A fines de febrero, antes de ser oficialmente candidata, dijo que en su equipo "hay mujeres, hombres, y hay homosexuales", ganándose muchas mofas en internet.

Sostuvo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, aunque como abogada respeta la ley. Sobre el aborto, se mostró "a favor totalmente de la vida".

Pese al cariz, o el silencio, que ha tomado la campaña electoral en estos temas, los expertos consultados no descartan que en el próximo mandato se den avances progresistas.

Los aliados y el escenario político puede cambiar, y, sobre todo, influirá la configuración del Congreso.



mexicanos,coaliciones,comicios,quimera,progresista,,Agenda

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa