Cochabamba, jueves 13 de diciembre de 2018

Marquito es “mundial” y estuvo a un puesto del podio

Bulacia, de 17 años e hijo del experimentado corredor del Dakar, cumplió el Rally de México y acabó cuarto en su clase. En la misma cita compitieron Sébastien Loeb y Ogier.
| REDACCIÓN DEPORTES | 13 mar 2018 |

MARCO BULACIA WILKINSON, POR DELANTE DE SU NAVEGANTE FERNANDO MUSSANO. MARQUITO BULACIA



Tiene apenas 17 años. En 2019 pisará la mayoría de edad. Y pese a sus pocos años, ya compartió carrera con grandes del raid internacional, como son los afamados franceses Sébastien Loeb y Sébastien Ogier.

Marquito Bulacia Wilkinson, el joven piloto boliviano hijo del automovilista dakariano Marco Bulacia, se estrenó en el Rally de México que tanto esperaba con el cuarto puesto en la clasificación general de la clase RC2, lo que le supuso sumar sus primeros 12 puntos en el Campeonato Mundial FIA WRC2.

El adolescente está contento. La alegría pudo ser mayor, pues rozó el podio. Las dificultades que experimentó con el motor de su Ford Fiesta R5 Evo2, debido a las temperaturas, no le permitieron anclarse como tercero en su categoría. Conservaba dicha plaza en parte de la jornada del viernes. Luego de ese día, Marquito tuvo que bajar el ritmo por los inconvenientes mecánicos.

Las cosas marcharon prácticamente sobre ruedas para el cruceño, que no quedó parado en ninguno de los tramos y no requirió “engancharse” para salvar su presentación, que ya es “mundial” con todas las letras.

El Rally de México ha sido la primera prueba del corredor en el Campeonato Mundial FIA WRC2. Sin dudas, pasó el examen con nota alta, aunque no se conforma y quiere ir por mucho más.

No estuvo solo. A su lado se ubicó el copiloto Fernando Mussano, quien fue esencial en la presentación del boliviano. Juntos marcaron 4 horas con 27 minutos y 18.6 segundos en la contienda dentro de suelo mexicano.

El francés Ogir fue el ganador de la contienda en la categoría reina. A bordo de su Ford, el europeo acabó con un tiempo de 3 horas con 53 minutos y 58 segundos. Loeb, por su lado, se despidió con la quinta casilla.

La idea de Marquito es sumar kilometraje.

Agarrar más experiencia será elemental para llegar con solidez al Rally Dakar 2019, competencia a la que Marquito ya confirmó su asistencia. Si bien aún no confirmó en qué categoría se presentará, sí se sabe que se inclina hacia los coches.

Cuando se dispute la versión próxima, la número 41 en la historia del raid más duro del planeta, con certeza, el boliviano será uno de los más jóvenes encima de un motorizado.

El año pasado, el cruceño se catapultó hacia lo más alto en el ámbito departamental y también nacional (categoría Proto). Ganó experiencia en el Rally Nido de Águila, torneo nacional de Italia en el que superó cinco tramos.

Es amante del deporte tuerca al 100 por ciento . Es por ello que en su vida no reserva espacio alguno para mirar partidos de fútbol. El balompié es algo que a él no le interesa para nada.

De su padre Marco tomó el gusto por el rally, la velocidad y la adrenalina máxima.

Dificultades

Su motor tuvo inconvenientes que lo alejaron del tercer puesto en la general de su clase. Sin embargo, Marco cumplió la carrera.





Tags: podio,puesto,estuvo,“mundial”,Marquito

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa