Cochabamba, sábado 18 de agosto de 2018

La “niña prodigio” de EEUU gana en tierra de sus abuelos

Chloe Kim, de 17 años, firmó una puntuación impecable en halfpipe. Los medios coincidieron en que fue su victoria más “linda” debido al lugar y a las condiciones.
| PHOENIX PARK/EFE | 14 feb 2018 |

CHLOE KIM REGALA A LOS ESPECTADORES UNA MUESTRA DE SU DESTREZA. EFE



La estadounidense Chloe Kim, de 17 años, superó los pronósticos que la señalaban como favorita con una espectacular exhibición en el halfpipe de Phoenix Park, donde ayer se proclamó campeona olímpica. La española Queralt Castellet, que apuntaba al podio, quedó séptima y se tuvo que conformar con un diploma.

Kim, cuádruple ganadora del superpipe de los X Games, que ya hubiese apuntado al podio en los Juegos de Sochi (Rusia), donde no le permitieron competir por tener solo 13 años; logró ayer su victoria más bonita. En el día adecuado y en el sitio justo: Corea del Sur, la tierra de sus abuelos, donde aún tiene familiares.

La niña prodigio de Long Beach, que comenzó a practicar el snowboard en Mountain High, California, mostró sus cartas en la primera de las tres rondas de una prueba que se decide con la mejor valoración de toda la jornada.

Kim se colocó claramente a la cabeza tras la primera ronda, en la que sus trucos fueron valorados por los jueces con 93.75 puntos; la que más se acercó fue la china Jiayu Liu, que acabaría celebrando la medalla de plata como un triunfo.

Queralt, que venía de ganar la Copa del Mundo de Snowmass (EEUU) , donde había superado a Kim y de lograr un tercer puesto en la de Laax (Suiza), terminó sexta luego de la primera ronda, con 59.75 puntos.

Una ronda en la que la flamante campeona se permitió un fallo que no le costó el liderato; en la que Liu mejoró su puntuación a 89.75 y en la que la estadounidense Kelly Clark (que acabaría siendo cuarta) ascendió al tercer puesto provisional (81.75).

Clark mejoró su puntuación a 83.50 en el último intento, pero su compatriota Arielle Gold le arrebató el podio con un ejercicio de 85.75 en el muy soleado pero más gélido Phoenix Park.

Liu arriesgó a tope en su última ronda, pero se cayó, por lo que antes de afrontar su tercera bajada, Kim ya sabía que era campeona olímpica.

No contenta con eso, el bebé volador sacó el dragón que lleva dentro y se exhibió en su último ejercicio, en el que repitió un 1080 para sacarle aún más brillo al oro y subir la nota a 98.25.

Es decir, a un punto y 75 centésimas del resultado perfecto, que ya había logrado a los 15 años.

El plan de Queralt era “planchar” la tercera ronda después de haberlo hecho en la segunda, pero, según ella misma explicó en la zona mixta de Phoenix Park, se había caído haciendo el backside 9 (truco que solo ella domina) en la ronda de entrenamientos y no quiso repetirlo directamente”, por lo que salió con otro.

En tercera ronda fue por todo. Ejecutó el backside 9, pero al arriesgar demasiado llegó con mucha velocidad y no lo aterrizó bien.

La inconformista Kim optimizó su alto hasta el tope. “Aunque ya tenía el oro, sabía que lo podía mejorar”.

Honra

“Es un gran honor ser campeona olímpica y poder haberlo hecho por mis padres”.

Chloe Kim

atleta campeona en halfpipe





Tags: sus,abuelos,tierra,gana,“niña,prodigio”,La,EEUU

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa