Cochabamba, domingo 19 de agosto de 2018

Dolor y abandono en el último adiós a ocho miembros de una familia

| Betty Condori Rojas/Oruro | 12 feb 2018 |

El cortejo fúnebre inició el recorrido. Los ocho cuerpos, todos miembros de la familia Gutiérrez Balderrama, los dolientes y un grupo reducido de amistades van a pie desde la calle Lira y Washington de la zona noroeste hasta el Cementerio General, en el sur. 

Rostros de dolor, llanto y velos negros cubren a las mujeres. Los hombres están también de luto. Son escasos los arreglos florales y los ataúdes muestran la humildad de una familia dedicada a la venta ambulatoria de comida.
Se velaron en un salón prestado, suficientemente grande para albergar a Ana, la abuela que murió junto a sus dos hijos, nietos y nietas la noche del sábado 10 de febrero, en la calle Bakovic y avenida del Ejército de Oruro, cuando un artefacto explotó y cercenó los cuerpos de la familia e hirió a 40 personas que estaban cerca.

El tío político de Vicenta, la hija de Ana, Isaid Costas Balderrama lamenta que desde el momento de la tragedia ninguna autoridad se acercó ni siquiera para darles el pésame.  No estuvo el gobernador, Víctor Hugo Vásquez, el alcalde, Edgar Bazán Ortega ni ningún jefe policial. Nadie tuvo la gentileza de explicarles que sucedió esa trágica noche.
Van al Cementerio, pero no saben quién les esperará ahí ni dónde enterrarán a las 8 personas porque la Alcaldia comprometió su ayuda, sin embargo no dijo cómo ni dónde.

Hay soledad y abandono en el último adiós de la familia Gutiérrez Fernández.



Tags: miembros,familia,ocho,adiós,abandono,último,Dolor

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa