Cochabamba, domingo 18 de febrero de 2018
INNOVACIÓN Y FINANZAS

La RSE nace del corazón

| | 11 feb 2018

Como todos los años, recuerdo la frase que repetía mi madre, cuando era niño, en esta época: "enero poco febrero loco", refiriéndose a las lluvias. Pero febrero no solo es loco por las lluvias, sino porque coincide con la fiesta del Carnaval. Y mientras unos bailan otros lloran por la pérdida de sus bienes materiales o la pérdida de algún familiar o amigo debido a las inundaciones.

Esta dinámica, desde siempre, no ha cambiado en nada en nuestro país, y más bien va empeorando, por la falta de políticas de prevención de desastres y el daño permanente y creciente al  medio ambiente que vamos haciendo.

Ante estos hechos, los bolivianos siempre hemos reaccionado con una solidaridad absoluta, "haciendo el bien sin mirar a quien", donde collas, cambas y chapacos actuamos decididamente, incluso a costa de entregar la vida. En efecto, recuerdo en mis tiempos de boy scout, de la tropa Litoral, que nuestros jóvenes líderes Encinas y Monroy perdieron su vida en un accidente aéreo por llevar la ayuda de víveres a los damnificados del Beni. Marcado por esta tragedia de niño, y por las constantes inundaciones en el país, el año 2007, conversando con mi hijo en un Carnaval nos propusimos hacer algo por aquellos miles de bolivianos que estaban sufriendo las inclemencias del clima. Él había llegado de Chile y me propuso hacer una Telemaratón, como se acostumbra en aquel país que sufre constantes desastres naturales. Yo, para entonces, trabajaba en una institución financiera y manejaba el área de marketing e imagen corporativa y me pareció que podía ser la oportunidad de hacer una gran alianza por la solidaridad. Al día siguiente, miércoles de ceniza, estaba proponiendo esta idea en el banco y después hablando/concertando con los principales aliados estratégicos para que nos acompañarán en dicha iniciativa, así es que se sumaron canales de televisión, medios de prensa, cooperación internacional, las empresas y hasta algunos bancos.Y así fue que en menos de una semana y con el apoyo del presidente del directorio estábamos en el set de un canal de televisión, en el horario estelar, lanzando en cadena nacional lo que sería la mayor campaña de solidaridad de los últimos años: Bolivia Solidaria. Campaña líder del sistema bancario que recaudó millones de bolivianos, miles de toneladas en ropa, alimentos y medicamentos y que ayudó a cientos de miles de niños afectados. Este programa de responsabilidad social fue tan exitoso porque nació del corazón, de aquel amor y sensibilidad por niños y madres afectados por los ríos que arrasaban sus pequeñas viviendas/chozas y sueños de vida.

Hoy, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en muchas empresas e instituciones se ha convertido en una estrategia para apoyar causas sociales fortaleciendo su imagen y cumpliendo compromiso con la sociedad. Como declara el presidente de la marca global Starbucks: “ Hoy en día las personas esperan más que nunca que la comunidad empresarial les ayude a solucionar muchos de los graves problemas a los que se enfrenta el mundo”.

Sin embargo, soy un convencido de que ningún gurú empresarial, ningún manual o texto nos puede enseñar más que lo que dice nuestro corazón, ese corazón solidario que hoy debemos despertar para ayudar y acompañar a los miles de damnificados que en este Carnaval están lamentando sus pérdidas. En ese sentido, a través de este medio quiero invocar a ese su corazón solidario de todos los bolivianos para que se sumen a las diversas campañas para ayudar a las miles de familias afectadas.

Mi madre, que hoy tiene casi 90 años y vive en Tiquipaya, sufre y lamenta por la mazamorra que ha matado personas y destruido casas en la población cochabambina, y seguramente pasará su Carnaval sin gloria y con mucha pena, en este loco febrero.



corazón,nace,La,RSE

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: