Cochabamba, jueves 16 de agosto de 2018
LEGISLACIÓN LABORAL

Libertad de trabajo

| | 10 feb 2018 |

“Con el sudor de tu frente comerás el pan…” Génesis 3:19. Desde los tiempos bíblicos se evidencia el establecimiento del trabajo como el único medio y sustento del ser humano para sobrevivir. Desde el principio de los tiempos, la humanidad forjó la sociedad en base al trabajo. Para ello desarrolló sus habilidades en todo sentido, llegando a evolucionar y convertir el mundo en un sistema de vida tan avanzado y de grandes conquistas inimaginables, todo en base al trabajo, caracterizado por su gran intelecto, potencial que le permitió dominar el planeta.  Frente al desarrollo agigantado de la humanidad, se vio la necesidad de evolucionar el derecho laboral, para ello se profundizaron los límites al trabajo, estableciendo horas laborales, logrando el nacimiento de la institución madre del derecho laboral como es la jornada laboral, del que nacen todos los demás derechos. La ley de las doce tablas del Imperio Romano no consideró el trabajo como una forma de derecho. Esta norma determinaba que solo las bestias y los esclavos debían trabajar. Sin embargo, en el transcurrir del tiempo, el Imperio Romano avanzó en la regulación del trabajo ubicándolo dentro del campo civil en lo relativo a la agricultura, el comercio, los artesanos, entre otros; que si bien era una actividad permitida para los extranjeros, estas regulaciones no tenían importancia, toda vez que no se pagaba por los servicios otorgados, sino que se reconocían honores públicos, que no siempre consistía en un pago, sino hasta un agradecimiento de palabra, de donde deriva la palabra, honorarios. A la caída del imperio, y luego del surgimiento del feudalismo, con la abolición del esclavismo, se empieza a conocer el salario como una forma de pago por el trabajo realizado. Es a finales de la edad media que surgió, con la revolución industrial, una nueva ideología concentrada en la obtención de la riqueza y que esta no solo se obtenía por nacer en una familia noble, que en cualquier parte hay oportunidades de crecer, que las necesidades humanas pueden ser satisfechas y gracias a ello uno puede enriquecerse, entrando de esa manera en la edad moderna, para pasar al postmodernismo con la fiebre de la cibernética, la era espacial y las tecnologías de información que revolucionaron el mundo. Junto a este crecimiento se desarrollaron las normas nacionales e internacionales de protección a las trabajadoras y los trabajadores, logrando un avance en el derecho laboral sin precedentes, por el que, se establece en los contenidos internacionales que el trabajo no es una mercancía, así declara la OIT (Organización Internacional del Trabajo), además de establecer que el trabajo es un derecho humano, que hay libertad laboral y que el trabajo le sigue el ser humano, como la sombra al cuerpo. En ese sentido, se tiene que la libertad laboral no es sino el atributo innato que tiene todo ser humano para desarrollarse en una actividad que le permita de manera libre trabajar, para su propio desarrollo, el de su familia y la sociedad.



Tags: trabajo,Libertad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa