Cochabamba, sábado 24 de febrero de 2018
Jamut’arina - Reflexionemos

Honestidad y educación

| | 08 feb 2018

Ama suwa, ama phiña maki, ama muq´iylla, ama ch´awka, ama munapayaychu ima. No seas ladrón, no seas manos ligeras, no seas envidioso, no seas embustero y no seas ambicioso. En todos estos términos de la cultura quechua podemos definir la honestidad, ya que en el idioma quechua no existe una sola palabra que defina una acción determinada, porque el idioma quechua es una invitación abierta a la imaginación.

La honestidad es uno de los valores más importantes que nace en la familia y se cultiva en el transcurso de la vida, por eso se dice que en la casa se aprende a ser honesto.

Allin runa kay ayllu ukhupi paqarin, wasipi mana suwa kayta yachanchiq, yachachiqkunata qhasita millay runakuna kasqankumantaqa tunpanchik . (El ser buena persona nace en la familia, el no ser ladrón se aprende en la casa, en vano responsabilizamos a los profesores de las malas personas).

Para medir el nivel de honestidad tenemos tres fuentes: la familia, la educación y la sociedad. Pero, la influencia del sistema educativo en la honestidad es clave. Por eso es necesario preguntar a los forjadores del modelo educativo sociocomunitario productivo, ¿qué paso con la dimensión del ser?, ¿acaso esta dimensión no debería garantizar la honestidad?

Yachay mana chiqanpichu, yachay ruwanapaqchu, ayllupapchu umachasqa chayta mana yachankunchu, chayta ch´uwanchananku tiyan. (La educación no está en buena dirección, no se sabe si la educación tiene enfoque por competencias o es comunitaria, eso tienen que aclarar).

Al parecer, las cuatro dimensiones de la educación no tienen una implementación correcta, no existe un eje que articule el ser, saber, hacer y decidir. En cambio el ser dentro el enfoque por competencias tiene una definición concreta, y es resultado de la dinamización de los saberes, donde el saber, el saber ser y el saber hacer funcionan integral y holísticamente, no hay competencia si no existen los tres saberes.

Chiqan kay, ama suwa, ama muq´iylla, ama ch´awka, yachaywan ima tantasqa wiñanku, chayta tatakuna, kamachiqkuna, yachachiqkuna ima qunqanku. (La honestidad y la educación se desarrollan juntas, y de eso los padres de familia, las autoridades y los profesores se olvidaron).



educación,Honestidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa