Cochabamba, domingo 19 de agosto de 2018
COLECTIVO TELARTES

Superpoderes en las redes

| | 05 feb 2018 |

Luego de una reunión con activistas de la Red Telartes, el pasado 20 de enero, un pensamiento me invade: ¡Las organizaciones están perdiendo recursos humanos valiosos que se encuentran en las redes culturales! Bolivia está perdiendo capital valioso para su economía.

Hace poco,un amigo me comentó que altos directivos de organizaciones a nivel internacional van de gira por las universidades para reclutar talentos y recursos humanos. La lista incluía universidades como Harvard, Princeton, Columbia, entre otras, pero no la academia de Bolivia.

El país tiene repetidas gestiones de gobierno que no invierten en un alto nivel académico, no eliminan brechas de desigualdad entre géneros y naciones, no promueven la innovación y la ética.

De pronto, cinco palabras retumbaron en mi mente: UNIVERSIDAD LIBRE DE LAS CULTURAS. ¡Eureka! Las redes culturales son espacios de formación técnica, de valores y de saberes que no se dan en la estructura formal de la academia. Estas redes están formadas por personas que saben crear y sostener equipos colaborativos, construir objetivos en común y promover sentido de pertenencia, articular la visión local y global, manejar nuevas tecnologías, lenguajes versátiles, son innovadores y generadores de soluciones. Son perfiles ideales para incorporarlos en organizaciones privadas. La gestión pública que ha reclutado estos perfiles no las ha sabido retener (salvo casos excepcionales) porque el sistema público está diseñado para frenar la innovación, la creatividad y la ética.

Desde hace unos seis años el activismo en red se ha fortalecido. Muchas agrupaciones latinoamericanas se articularon y reconocieron sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, y las trabajan permanentemente.

Unirse entre países permitió el intercambio de herramientas y la producción de eventos de manera interactiva, reinventando las economías con consignas como “otro mundo es posible”. Llegó a consolidarse la idea de que las redes son campus universitarios y cada experiencia creada por las redes es una Universidad Libre de las Culturas (UNICULT). Son parte de esta iniciativa: Telartes (Bolivia), Fora do Eixo (Brasil), Pro Derechos (Uruguay), Emergentes (Argentina), además de otras redes de países como Venezuela, Perú, Chile, Colombia, México.

Es como tener una fuente de superpoderes en las distintas ciudades de Bolivia y que no son aprovechadas del todo, excepto por sí mismas. El desafío del país es reconocer y gestionar estos talentos humanos de las redes culturales, invertir en ellos, darles oportunidad, emplearlos, respetarlos y crecer junto a esas sabias y sabios para renovar el país.



Tags: redes,Superpoderes

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa