Cochabamba, miércoles 21 de febrero de 2018
Para hoy

Etapa 7: entre el paisaje del salar y la dureza de la Maratón

El espejo de sal más grande del mundo será uno de los protagonistas en la jornada de hoy, en la que los pilotos no podrán usar asistencia en los 425 kilómetros de especial y los 302 kilómetros de enlace. Se espera una fiesta en Uyuni.
| REDACCIÓN Y EFE | 13 ene 2018

UN TURISTA SACA FOTOS AL MONUMENTO TALLADO EN ROCAS DE SAL QUE EXISTE EN ESE MUNICIPIO.


El salar de Uyuni, una de las joyas bolivianas para el turismo, espera el paso del Rally Dakar por quinto año consecutivo para mostrar hoy al mundo uno de los mayores atractivos del país a través de este espectáculo automovilístico.

El desierto de sal de Uyuni es el mayor del mundo y con cerca de 10.600 kilómetros cuadrados de superficie.

Desde que el rally más famoso del mundo pisara territorio boliviano en 2014, mantiene su cita con esta inmensa llanura blanca rodeada de montañas, a la que no ha faltado ni un año desde entonces.

La etapa con paso por Uyuni es una de las más esperadas por los espectadores de la carrera y también una de las más exigentes, debido a los reflejos que emana el salar.

Los participantes aprovecharon ayer, que fue el día de descanso, para retomar fuerzas en La Paz, poner a puntos sus máquinas y enfrentar hoy en las mejores condiciones la séptima etapa entre la urbe paceña y Uyuni, con un total de 425 kilómetros de la especial y 302 de enlace.

Desde la inclusión del salar en el recorrido del Dakar, el Gobierno aprovechó el tirón mediático para mejorar las cifras de turismo en la zona.

La creación del monumento al Dakar en 2014, que está tallado en grandes rocas de sal de este espejo, se ha convertido en un símbolo del desierto y una parada obligatoria de los turistas que llegan cada año.

Además, las comunidades de la zona aprovechan para vender a los turistas recuerdos hechos de cloruro de sodio (sal común) con la forma del símbolo del Dakar, algo único en el mundo.

Según el Viceministerio de Turismo, en 2016 Uyuni recibió a más de 300.000 visitantes, un 20 por ciento más que en años anteriores.

Se estima que esta cifra sea alcanzada en este año.

Para hoy, los pilotos tendrán una de las más difíciles jornadas de la prueba más dura del mundo, pues la etapa será de modalidad Maratón, que consiste en que los pilotos no podrán cambiar piezas de sus vehículos o prestarse algún auxilio, salvo cuando termine la etapa y estén en el vivac.

La competencia saldrá del vivac del Colegio Militar (Colmil), en la zona de Irpavi, y en enlace atravesará las localidades de Calamarca, Patacamaya y Caracollo, hasta llegar a Oruro, donde será el primer punto de abastecimiento de combustible.

La partida del enlace será a cerca de 40 kilómetros de Oruro, donde también los competidores podrán suministrar recursos.

Lo particular de este recorrido empezará desde el inicio del cronometrado, pues bordearán parte del Lago Poopó y pasarán por el salar de Uyuni, hasta llegar al centro del municipio. El vivac estará ubicado en el Regimiento de Infantería Loa, a unos kilómetros.

Las dunas de arena peruanas dejan paso a la sal boliviana en una competición única en el mundo, que este año celebra su cuarenta aniversario en su recorrido.



dureza,Maratón,salar,paisaje,entre,Etapa

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa