Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión
DESDE EL CUARTO PROPIO

Diversas, pero no dispersas

| | 29 nov 2017

Con la calidez que caracteriza a la gente del Uruguay y un despliegue de logística que logró hacernos sentir en casa, la capital uruguaya se convirtió en la sede del 14 Encuentro Feminista de Latino América y el Caribe (EFLAC), entre el 23 y el 25 de noviembre.

Más de 2.300 feministas de más de 30 países de América Latina y el Caribe nos reunimos en Montevideo, en un espacio regular de intercambio entre diferentes expresiones del feminismo, para analizar en asambleas, plenarias, talleres y eventos, los avances y desafíos que el feminismo de la región debe enfrentar. Una nutrida delegación boliviana de 75 feministas de diferentes departamentos, colectivos, organizaciones e instituciones llegaron al EFLAC para compartir vivencias, experiencias, estrategias para desmontar el patriarcado y denunciar sus articulaciones con otras formas de dominación, el neoliberalismo y las políticas extractivistas, el colonialismo, que se traducen en situaciones de vulneración, persecución y asesinatos de defensoras del medio ambiente y derechos humanos.

La consigna “Diversas, pero no dispersas” expresa a cabalidad el abanico de diversidad feminista de un movimiento social y político que ha tenido la capacidad de mantenerse en el tiempo, proponiendo cambios en las relaciones de poder entre mujeres y hombres.

La reflexión sobre la economía feminista, la política y el debilitamiento de nuestras democracias, la lucha contra otras formas de exclusión y discriminación, el racismo y el análisis de las formas de resistencia contra los fundamentalismos religiosos, políticos y económicos, entre otros, caracterizaron este Encuentro, en el que se evidenciaron preocupaciones comunes sobre el incremento de la violencia contra las mujeres y la crueldad con que se expresa, la demanda por acelerar cambios culturales y el incremento de presupuestos estatales orientados a esta lucha.

Actividades culturales, artísticas y de movilización marcaron el paso de la ola feminista por Uruguay. Y de manera simbólica, el 25 de noviembre, se tomó las calles del centro de Montevideo para denunciar la violencia machista. Esto concluyó en un acto en el que la diputada dominicana Minou Tavarez Mirabal, hija de Minerva, una de las emblemáticas hermanas Mirabal (Las Mariposas) que lucharon contra la dictadura de Trujillo, aseguró que las mujeres venimos a “dejar clara nuestra voluntad de lucha y resistencia feminista, para impedir que el cuerpo de las mujeres siga siendo un territorio de conquista patriarcal”.



dispersas,Diversas,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa