Cochabamba, miércoles 23 de mayo de 2018
Hay nuevo filtro de control y deben presentar AFP de sus padres

UMSS halló 3 irregularidades en postulantes al comedor

Hubo 10.664 solicitantes este 2017, de los cuales fueron aceptados 5.487. Pero, en la actualidad, de acuerdo a los registros, solo alrededor de 2.900 asisten para recibir sus alimentos.
| | 12 nov 2017

COMENSALES DURANTE LA CENA OFRECIDA EN EL COMEDOR DE LA UMSS, EL 9 DE NOVIEMBRE. NOÉ PORTUGAL


La falsificación de documentos para mostrar un nivel económico bajo, alquileres temporales de viviendas precarias y el traslado a pueblos “fingiendo” vivir ahí fueron las irregularidades que las autoridades de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) identificaron entre los postulantes a la beca comedor y decidieron aplicar un nuevo filtro de control.

El jefe del Departamento de Bienestar Social de la UMSS, Alfredo Sarmiento, informó que los postulantes al beneficio para 2018 deben presentar, como parte de los requisitos, un certificado de la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) como una medida más para el control de ingresos familiares.

La beca de alimentación de San Simón es un beneficio que permite a los estudiantes contar con las comidas, almuerzo y cena, durante cinco meses por semestre o 10 por año, según corresponda a la modalidad de estudios.

El beneficio representa 19.56 bolivianos al día por beneficiario. Solo este 2017 la Universidad invirtió más de 40 millones para los estudiantes comensales.

Sarmiento manifestó que se realizó, en gestiones pasadas, una auditoría especial que resolvió el cumplimiento de la normativa en torno a las becas comedor. La Contraloría General del Estado también realizó observaciones.

La autoridad detalló que se identificó que los postulantes “inventaban” documentos para ser aceptados.

“Presentaban certificaciones económicas firmadas por Organizaciones Territoriales de Base (OTB), juntas vecinales, la Central Obrera. Se avalaba que el estudiante era de familia de escasos recursos”.

Otra irregularidad era que los postulantes presentaban viviendas precarias que “alquilaban”.

Un tercer aspecto era el traslado a pueblos, argumentando que vivían hasta en comunidades.

“Podía ser que la familia era de una provincia, pero vivía en la ciudad. Usaban la casa de quienes cuidaban sembradíos en el campo y decían que vivían ahí”.

Otro elemento, “favoritismos políticos”, fue denunciado por fuentes cercanas al Rectorado que prefirieron mantener sus nombres en reserva. Dijeron que fue en el período de conflictos, de fines de 2014 a mediados de 2016, cuando hubo cinco rectores interinos en 19 meses.

LAS AFP Como un nuevo filtro de control, los requisitos para 2018 incluyen certificados de AFP de los responsables económicos, como los padres. El documento es indispensable, sean o no aportantes.

Sarmiento enfatizó que tener aporte no significa el rechazo de la beca. El fin es tener la información real de ingresos para que la comisión revisora considere la cantidad de hijos, ingresos y demás que influyen en la selección de becarios.

EN NÚMEROS De acuerdo a los registros del Departamento de Servicio Social de la UMSS, en 2017 hubo 10.664 postulantes interesados en la beca. De ellos 5.487 fueron aceptados. Los renovantes fueron 3.595 y los nuevos 1.892. Sin embargo, las cifras cambiaron porque a medio año hubo una especie de depuración de quienes debían registrarse en alguna modalidad de titulación y no lo hicieron. También influyó en el número un grupo considerable de jóvenes que decidió ya no seguir porque “ya no se entrega dinero en efectivo”.

En la actualidad hay 3.264 comensales registrados, quienes adquieren valorados mensuales de 4 bolivianos para estar habilitados. Sin embargo, solo alrededor de 2.900 acuden al comedor y reciben sus alimentos.

En 2016 postularon 9.664 personas y fueron aceptadas 7.960, de quienes 3.370 eran nuevos y 4.590 renovantes.

Llamó la atención de los encargados de recepciones las postulaciones que este año, a la fecha, haya 2.500 solicitantes cuando en la misma fecha en 2016 el número era de 5 mil.

Sarmiento aclaró que el objetivo de la beca estudiantil es que beneficie “a quien lo merece y a quien lo necesita”.

1

Categoría de becados
Existe una sola categoría de becados en el comedor universitario. Ya no existen las diferencias ni aportes económicos que antes clasificaban a los estudiantes de acuerdo al rendimiento académico o situación socioeconómica.

Los requisitos son los mismos para todos.

1.300 se van a falta de dinero

Alfredo Sarmiento informó que alrededor de 1.300 jóvenes decidieron no seguir con el proceso para la beca comedor de la Universidad de San Simón porque ya no existe beneficio entregado en dinero.

La Resolución de Consejo Universitario (RCU) del 18 de mayo de este 2018 determinó dejar sin efecto la norma que autorizaba el pago en efectivo “del costo comensal a quienes por razones académicas o personales no reciben el beneficio directo de la alimentación”.

Cuando aquella disposición estaba vigente, había quienes no asistían nunca a comer y al mes recibían más de 580 bolivianos. Se incluía en el cálculo también los domingos.

Sarmiento expresó que no todos los interesados en la beca se habían anoticiado de la anulación de la cancelación en efectivo.
Al enterarse, 1.300 decidieron ya no buscar el beneficio estudiantil.

Beca no exige mejores notas ni aprobar todo

Los beneficiarios de la beca comedor no necesitan ser los mejores alumnos y ni siquiera aprobar todas las materias del semestre o año que cursan.

Se pide que tengan “buen rendimiento académico y sean de escasos recursos económicos”.

El Reglamento de Admisión y Permanencia de los Comensales Universitarios establece que el estudiante debe aprobar más de la mitad de las materias, por ejemplo tres de cinco cuando se trata de estudiantes nuevos.

Los estudiantes antiguos deben aprobar el 66% de las materias que cursó; si tiene seis materias debe aprobar cinco.
No se considera el promedio. Pueden calificar con notas de 51 puntos sobre 100.

Las autoridades aseguraron que “no es difícil” obtener la beca con los requisitos básicos y lo único que se busca es transparentar la selección de estudiantes.

Convocatoria 2018 se cierra  este 15 de noviembre

La convocatoria para los postulantes a la beca alimentación vence el miércoles 15 de noviembre, con la venta de valorados (10 bolivianos).

Los interesados en el beneficio del comedor de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) pueden adquirir los valorados en las oficinas de Servicio Social en la calle Calama entre Nataniel Aguirre y Esteban Arce.

Esto les habilitará para el llenado de un formulario y luego deberán presentar los documentos necesarios y aguardar la calificación de la comisión a cargo de la selección de beneficiarios.

Las autoridades universitarias resaltaron que el menú de los comensales se prepara en coordinación con el Centro de Estudiantes. Además se incorporó el buffet de ensaladas y el de postres, con el asesoramiento de la carrera de Nutrición. 



Tags: comedor,postulantes,irregularidades,halló,UMSS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa