Cochabamba, domingo 19 de noviembre de 2017
Mega Menu Opinnión
CONSTRUIR COMUNIDAD

Cuidado de la casa común

| | 10 nov 2017

La pasada semana se llevaron a cabo cuatro jornadas de diálogo en la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, respecto del cuidado de la casa común (el planeta) inspirado en la encíclica “Laudato si” del papa Francisco.

El evento contó con la participación de cuatro panelistas internacionales y cuatro mesas de expertos, que debatieron respecto de la correlación entre la propuesta de la doctrina social de la Iglesia católica y los objetivos de desarrollo del milenio, las acciones hasta ahora desarrolladas en experiencias independientes y el rol de la universidad en este propósito.

Inspirados en encíclica, con el interés concentrado en la reflexión y el aprendizaje, además de la búsqueda de acciones alternativas para combatir la crisis ecológica, se reconoció plenamente que la situación de esta crisis ya ha alcanzado un punto de no retorno. Pero también, y en palabras de Francisco, se consideró que, mientras exista un solo ser humano íntegro y ético, hay esperanza para consolidar el diálogo y la escucha atenta de las varias opciones y alternativas que surgen desde las propias comunidades, para mitigar el sufrimiento ecológico del planeta y sus habitantes.

El evento orientó la mirada a la urgencia de una necesaria reflexión y acción frente a la preocupación por la naturaleza, la justicia para los pobres y vulnerables, quienes resultan siempre los más afectados por las crisis de la modernidad y de un sistema depredador, el compromiso social y la paz interior.

“Laudato si” promueve la integración no solo de la disciplinas, de los discursos y los propios actores sino de lo espiritual, lo material y lo ético. Se complementa y articula con los objetivos de la Agenda 2030. Es política porque contribuye al aceleramiento de los cambios estructurales de las sociedades con base en el respeto de la casa común que compartimos. Su práctica se inicia en lo individual, fortaleciendo los valores éticos en lo colectivo, para alcanzar una trasformación del sistema extractivo por el bien de todos y cada uno de los elementos que componen la creación.

La ecología integral es el método por excelencia que propone “Laudato” y que, con especial énfasis en el ámbito educativo, exige que los principios en beneficio del medioambiente se deben desarrollar de modo integral y holístico, reconociendo indicadores éticos, construidos por la propia comunidad, que revelen si vamos por buen camino.

Asume también que se están construyendo valores, que ya no son ignorados por las generaciones más jóvenes que viven el sufrimiento ambiental y que son ellos quienes podrán proporcionar ciertas pautas en las prácticas y formas de relacionamiento con los otros incluso no humanos.

Es un llamado a una conversión ecológica, en un punto de quiebre del que ya no hay retorno. Ya no podremos arreglar aquello que está contaminado, pero sí podemos establecer puntos de inflexión para la trasformación, que deben establecerse en la academia, en los espacios de formación, asumiendo que el aprendizaje es constante y un componente más de lo cotidiano, bajo la mirada del problema ecológico como primordialmente moral y ético.

Prácticas como el consumo responsable, la mantención de ambientes ecológicamente seguros y la gestión integral de recursos y las alianzas, ya se están llevando a cabo, lo mismo que el debate teórico respecto de las formas discursivas del desarrollo que son dignas de replicar y apropiar, para construir de aquí en adelante, el proceso de aplicación integral, planificada, proyectada pero principalmente motivada y comprometida para la protección de nuestra casa.



común,casa,Cuidado

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa