Cochabamba, Bolivia, Martes 21 de noviembre de 2017
Cultura
Sabores, olores y texturas de la comida boliviana e italiana resaltan en la lúdica novela policial de Pedro Guereca, que reflexiona sobre la gastronomía.

“Llajua y Bechamel” propone ideas sobre cocina y escritura

Por: Luis carlos sanabria l. | 21/11/2017 | Ed. Imp.

EL LIBRO “LLAJUA Y BECHAMEL”, DEL ESCRITOR Y COCINERO PEDRO GUERECA. OSVALDO CHACÓN



Pedro Guereca es un hombre que se obsesiona con los temas que le interesan y apasionan, y los estudia, práctica y disecciona hasta dominarlos. Eso se hace notorio en la facilidad que tiene para abordar temas de cocina, literatura, ciencia y música, con un gran conocimiento de causa. Quizás se deba a su gusto particular por las academias (aunque se manifieste como detractor de algunas posturas académicas actuales), aquellas encargadas de custodiar los conocimientos de distintas disciplinas.

Por esta misma facilidad de manejar discursos en distintas disciplinas, resulta casi natural que la primera novela del Pedro Guereca (ingeniero, músico y cocinero) ,“Llajua y Bechamel”, se trate de un thriller de corte policial, con una estructura lúdica y cómica, y que el tema principal que recorra la historia de manera transversal sea la gastronomía, con sus sabores, olfatos y texturas. Novela que será presentada el próximo miércoles 29 en el café Vainilla, a las 19:00 horas.

Pero quizás este manejo de temas variopintos se deba a la habilidad de Guereca para sintetizarlos en una sola propuesta que se expande a los temas de su interés: la ciencia, la literatura, la música y la cocina son parte de la misma propuesta creativa de Guereca:

“Esa es mi visión de las academias actualmente, no hay profundidad. Si tú quieres que una cocina crezca, así como en la literatura, tiene que haber investigación endógena. Cuando tengamos una literatura endógena con características propias, sean estas buenas o malas, vamos a crecer como Perú y Argentina lo hicieron”, señaló Guereca.

El escritor y cocinero salta de una idea a otra y a ratos es un tanto complicado mantenerse en su hilo argumental. Sin embargo, al final, toda esa aparente dispersión se solidifica en una idea consistente y bien argumentada.

Para Guereca, esta investigación endógena viene a ser un trabajo intenso de deconstrucción de los elementos que conforman la cocina criolla, o la literatura boliviana, o la estructura rítmica, melódica y armónica de una canción. Llegar a conocer cada elemento, de acuerdo a la posición personal de Guereca, nos permitirá configurar una identidad, a partir de la comida o la literatura, que trascienda un poco paradigmas políticos y se condense en lo más elemental: qué comemos o leemos, qué cocinamos y escribimos, pero, sobre todo, cómo lo hacemos y por qué así.

NOVELA Esta especie de poética se refleja en “Llajua y Bechamel”, pues los personajes también buscan su identidad a partir de la comida que comen o cocinan, y los motivos detrás de ello.

Se trata de un encuentro entre la cocina europea, la cocina criolla de los mercados, y la comida rápida, alrededor de personajes muy particulares. “Por ejemplo, está el director de una academia de chefs que no sabe cocinar, al que contratan solo porque es francés. Tienes un verdadero cocinero, que es el italiano que llega, y tiene a una cocinera que no quería serlo, que es la nieta de doña Antonia, una comidera de mercado legendaria en Tarata”, señaló el autor.

Cada una de las formas de cocina en el libro, representa una filosofía. En este caso, el peor parado acaba siendo el empresario dueño de la empresa de comida rápida, que en su intención neta de buscar hacer dinero, acaba prefigurándose en una especie de villano.

Presentación

La novela de Guereca se presentará el miércoles 29, a partir de las 19:00 horas en el café Vainilla.




Tags: &ldquollajua, bechamel&rdquo, propone, ideas, sobre, cocina, escritura




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2018 Opinión. Todos los derechos reservados.