Cochabamba, Bolivia, Miércoles 15 de noviembre de 2017
Ciencia y Tecnología

¿A qué edad deben comenzar a leer los niños?

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
La Piedra de Sísifo | 15/11/2017 | 08:15

FOTO: LPS

En no pocas ocasiones, algún padre neurótico de mi entorno (sí, padre neurótico es un oxímoron) me asalta para preguntarme sobre algún tema relacionado con la literatura infantil. Es normal que estén desquiciados y se vuelvan locos: hay demasiada información en Internet, y andan de aquí para allá buscando el último estudio que les enseñará a ser mejores padres.

En este blog hemos hablado en ocasiones de que si los niños no leen es culpa de los padres, pero también de que obligarles a leer puede disminuir su interés por la lectura. A esto se le suma la posibilidad del papel vs el medio digital, y los problemas que tiene este último y otros artículos relacionados. Incluso parece que nuestro hijo tendrá un peor trabajo si crece alejado de los libros. Cunde el pánico.

Sin ánimo de ser expertos en un tema tan complejo, hoy recogemos en una lista las distintas edades a las que empiezan a leer los niños de algunos países del mundo, quizá para aliviar la presión sobre algunos padres primerizos con ojeras. Por poner un ejemplo tranquilizador, Noruega, uno de los países que mejor puntúa en el Informe Pisa de la OCDE, tiene niños que hasta los seis no saben ni lo que es una letra.

Sí, es cierto, el Informe Pisa tiene sus fallos, pero la calidad de vida noruega nos da pistas sobre que la edad a la que empiezan a leer sus niños tampoco es tan relevante para un futuro prometedor. En España las letras aparecen a final de preescolar, que abarca de los tres a los cinco años, aprovechando que la mente de los pequeños es más perceptiva a esas edades. A esas edades los niños ya son capaces de reconocer su nombre e incluso escribirlo (más o menos), pero se les mete mucha presión porque sepan leer con soltura, algo que no pasará hasta los doce o quince años.

Además, se pretende que todos los niños alcancen a la vez la posibilidad de leer fluído. La mente de los niños es individual, no colectiva, y supone una frustración enorme para los niños, el profesor y los padres que todos avancen a la misma velocidad. Hemos de ser francos, hay niños interesados por las letras desde sus primeros días de clase, pero la mayoría preferíamos jugar a meternos arena en los pantalones.

Japón es un caso extremo. Hay mucha presión porque los niños aprendan a leer o escribir, pero esta no arranca hasta los seis años. Ahí comienza la escuela primaria o educación formal, que se extiende hasta los 15, a la carrera. En cierto modo es comprensible, ya que la caligrafía japonesa tiene tres silabarios: kana, kanji y Rōmaji. Mientras que los niños europeos aprenden varias decenas de letras, los japoneses aprenden medio centenar de sílabas kanas, miles de símbolos kanji más nuestro alfabeto. Hay que ponerse las pilas.

Algo parecido ocurre en China. El mandarín es un idioma con cerca de 47.000 símbolos diferentes con centenares de caracteres que los conforman (incluso para el mandarín simplificado jiǎntǐzì), por lo que a partir de los tres años suelen instruirles en la lectura, y empiezan a escribir con seis años. No es de extrañar, su complejidad requiere más tiempo que otras lenguas.

Hay países, como Reino Unido, Finlandia, Escocia, Gales e Irlanda del Norte donde no hay una edad estipulada para aprender a leer, o para que se vea como algo “obligatorio”. Por ejemplo, en Gales, los niños a los cinco años deben haber tenido experiencias que les permitan familiarizarse con la lectoescritura, según las instituciones educativas encargadas de la Educación Preprimaria.

En Suecia, la edad es orientativa, y en última instancia decide la localidad o el colegio en cuestión. A los seis años la mayoría de los niños acuden a Educación Infantil (que dura un año y no es obligatorio), pero arrancan con la enseñanza formal a los siete.

Singapur puede ser uno de los países más raros al respecto, ya que tiene cuatro idiomas oficiales enormemente diferentes entre sí: el inglés, el chino mandarín, el malayo y el tamil. Si uno observa sus diferentes grafías y escucha sus pronunciaciones se da cuenta de que no tienen nada que ver los unos con los otros. ¿Cómo puñetas se organizan? Como base, todos los niños aprenden inglés hasta los 12 años, pero se puede optar por la Chung Cheng High School, en la que los niños también aprenden chino, y estos idiomas suelen seguir ritmos muy diferentes. El malayo y el tamil se enseñan en casa o en escuelas privadas.

En Canadá también se habla varios idiomas: inglés, francés e inuktitut. Cada uno se aprende a una edad diferente, aunque francés e inglés comparten buena parte del calendario. El inuktitut es un idioma que se escribe prácticamente del mismo modo en que se pronuncia, por lo que lleva mucha ventaja (de varios años en comprensión lectora) a los otros dos idiomas. Por contra, solo se estudia en Nunavut, donde es oficial, y algunas regiones del norte.

Estos son tan solo algunos ejemplos. Hay países, como Egipto, en que varias lenguas no oficiales compiten por el tiempo de los alumnos, y comunidades indígenas en las que leer no es importante.

Sí es importante (padres, esto va por vosotros) es que al niño le guste lo que lee y vea en vosotros un ejemplo de lectura, si es que es eso lo que queréis enseñarle. Es fácil ponerse nervioso y angustiarse porque Paco, el irritante niño del vecino, lee con solo cuatro años y además toca el piano de maravilla. Las comparaciones son odiosas y, en el caso de los niños y a escritura, me manicomio.

Tags: ¿a, qué, edad, deben, comenzar, leer, niños




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.