Cochabamba, Bolivia, Domingo 22 de octubre de 2017
Editorial

Los riesgos en las redes sociales

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
22/10/2017 | Ed. Imp.
Prevenir antes que lamentar, reza un conocido refrán. Y estas palabras cobran hoy relevancia cuando, una vez más, aparece un nuevo riesgo en el Facebook, un "juego" que incita, principalmente a los adolescentes, a "desaparecer" sin dejar rastro durante 48 horas.

Mediante un escueto comunicado, el Viceministerio de Seguridad Ciudadana advirtió, el jueves 19 de octubre, sobre esta nueva amenaza que pende sobre los menores de edad.

El titular de esta cartera, Gonzalo Trigoso, alertó "sobre la peligrosidad de este juego aparecido en Facebook, denominado ´Desafío de las 48 horas (48 horas Challenge)´, que induce a la trata y tráfico de personas.

Trigoso recomendó a los padres de familia y profesores tomar las medidas que sean necesarias para evitar que esta actividad pueda adquirir difusión en el país, vale decir, cortar por lo sano.

Este juego, según la explicación del Viceministerio de Seguridad Ciudadana, invita a los menores de edad a esconderse de sus familiares durante el mayor tiempo posible y "premia" a los participantes cada vez que (los que los buscan) mencionan sus nombres en las redes sociales Facebook y Twitter.

Y, según pudo indagar este medio de comunicación, los creadores del juego envían una especie de invitación a los potenciales jugadores.

El primer caso se conoció en Irlanda del Norte, donde un adolescente de 14 años fingió su desaparición durante 55 horas, provocando angustia entre sus familiares.

Un artículo publicado por OPINIÓN, el viernes 20 de octubre, da cuenta de que los "competidores" que logran que sus padres presenten una denuncia en la Policía y, de forma paralela, inicien su búsqueda a través de las redes sociales, ganan más puntos, según el portal digital peruano publimetro.pe.

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Cochabamba, ante esta primera alerta, se puso en apronte y emitió una serie de recomendaciones para los padres de familia.

Y si bien no es posible prohibir o restringir totalmente el uso de las redes sociales a los adolescentes, los padres deben mantenerse alertas ante el cambio de comportamiento de sus hijos, hablar con ellos, ganarse su confianza (sin que ello implique invadir su privacidad) para que como dice el dicho popular, prevenir antes que lamentar.

Y, justamente, la Defensoría se adelantó a un potencial problema social, como estuvo a punto de ocurrir con otro juego, el de la Ballena Azul, para dar recomendaciones a los padres.

De los ocho consejos, se puede resumir los siguientes: escuchar y no interrogar a los hijos, regular (no prohibir) el uso de las redes sociales, confiar en ellos y recomendarles el mayor cuidado posible cuando navegan en la web.

Si bien el uso de las redes sociales abre un sinfín de posibilidades de interacción social, facilita la comunicación con otras personas (para distracción, educación o actividades laborales), también es cierto que es una puerta a una infinidad de riesgos, en este caso, la trata y tráfico de personas a las que hace referencia el Viceministerio de Seguridad Ciudadana.

Este juego virtual llega después de que en abril pasado se hiciera viral la Ballena Azul, que según los investigadores policiales consistía en una macabra serie de pruebas a superar que podía acabar en el suicidio.

El 27 de abril, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó, según reportó EFE, que se había conformado un equipo en la Policía, con expertos informáticos, para que investigue el origen del juego de la Ballena Azul.

Pero, al margen de la investigación que pueda hacer la Policía sobre este y otros juegos virtuales, una gran responsabilidad recae sobre los hombros de los padres, quienes deben ganarse la confianza de sus hijos, porque, seguramente este juego, el Desafío de las 48 horas no será el último en aparecer.


Tags: los, riesgos, redes sociales




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.