Cochabamba, Bolivia, Lunes 9 de octubre de 2017
Editorial

Trabajo en equipo, la pata coja en Salud

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 63.27868852459
Compartir
09/10/2017 | Ed. Imp.
El nacimiento de un niño en una banca de madera, a no más de 10 metros de un centro maternológico del municipio de Cochabamba, sacó a la luz, una vez más, un problema que por años se viene arrastrando en el sistema de salud del país: la falta de coordinación entre los tres niveles del Estado: Gobierno, gobernaciones y municipios.

En los últimos años se han inaugurado, con inversiones millonarias, infraestructuras nuevas, pero a la hora de la verdad, no son funcionales. En algunos casos, estos centros de salud, de primer, segundo o tercer nivel, no cuentan con el equipamiento correspondiente y, en otros, no hay ítemes (personal) para la atención de los pacientes.

Lo que sucedió en el centro de salud de Sarcobamba ilustra con creces este problema sin fin: las desavenencias entre la Gobernación y la Alcaldía perjudican a la población que debería recibir una atención oportuna y de calidad en los diferentes hospitales del país.

El viernes 2 de octubre, una madre de 24 años y su esposo se dirigieron hasta el Centro de Salud Sarcobamba, que también debería funcionar como maternológico desde el 4 de septiembre, pero en el lugar les negaron atención, con el argumento de que no se atendía partos por falta de ítemes.

La mujer decidió ir hasta otro centro médico y, mientras esperaba un taxi en una banca a pocos metros del maternológico, empezó el proceso del parto.

Funcionarios del centro, advertidos por el esposo de la mujer, salieron para terminar de atender a la mujer y cortaron el cordon umbilical, según contaron a OPINIÓN vecinos de la zona.

El 4 de septiembre, en un acto difundido por varios medios de comunicación, el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, entregó el maternológico Sarcobamba, ubicado en el Distrito 3 de este municipio. La nueva infraestructura, según la nota publicada por OPINIÓN al día siguiente, cuenta con equipamiento de última tecnología y debía funcionar las 24 horas del día.

Sin embargo, la mujer que llegó para su parto el 2 de octubre salió del lugar por falta de atención y dio a luz en una banca contigua a este edificio.

Dos días después de este hecho, y ante las recias críticas que se hicieron en contra del personal que no atendió a la parturienta, el director de este centro de salud, Alejandro Albarracín, admitió, según una nota de OPINIÓN publicada el viernes 6 de octubre, que para atender un parto normal (como era el de la madre de 24 años) solo se requería agua y tijeras.

A raíz de este hecho, una comisión conformada por representantes de la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema Nacional de Salud (Asinsa) y del Ministerio de Salud llegó a Cochabamba para investigar el caso y al personal que trabaja en el centro de salud Sarcobamba.

No obstante, al margen de que se aplique una sanción a las personas que resultaran responsables, el problema persistirá y no se resolverá mientras no haya una coordinación entre los tres niveles del Estado, que deben dejar de lado las pugnas y trabajar por el bienestar de la población.

De qué sirve tener infraestructura, si los centros hospitalarios no cuentan con equipamiento o ítemes. Algunas veces sucede al revés, hay médicos y enfermeras, pero las condiciones de los edificios son deprimentes, como sucede en las provincias más alejadas.

Otro ejemplo de la falta de coordinación entre los entes del Estado es el Hospital Materno del Sur, de segundo nivel, cuya infraestructura está concluida, con equipamiento incluido, pero que no funcionará porque faltan 80 ítemes que la Alcaldía de Cochabamba espera del Ministerio de Salud.

"La falta de personal de salud es uno de los principales problemas en los centros de primer, segundo y tercer nivel, según el alcalde José María Leyes, quien realizó una inspección al Hospital del Sur el jueves 5 de octubre.


Tags: trabajo, equipo, pata, coja, salud







Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.