Cochabamba, Bolivia, Miércoles 13 de septiembre de 2017
Mundo

La Ceja, el pueblo colombiano donde reinan las bicicletas

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
El Tiempo | 13/09/2017 | 12:42

FOTO: PIXABAY

En La Ceja, Antioquia, no hay casa, local ni tienda, que no tenga una bicicleta. A una cuadra del parque principal, en una prender√≠a se observan, colgando del techo y las paredes, bicicletas rosadas, verdes, rojas, amarillas, grandes, peque√Īas, nuevas, usadas, con rueditas y sin ellas.

Este local, llamado El Diamante, es atendido desde hace 15 a√Īos por Carlos Calle, un hombre, de 60 a√Īos, criado en La Ceja. En su tienda hay entre 200 y 250 bicicletas, pero no todas terminaron all√≠ porque los ceje√Īos no las quer√≠an, porque necesitaban dinero para pagar una apuesta o los servicios, o porque simplemente ya no les serv√≠an. Algunas est√°n all√≠ porque las personas tienen tantas, que no tienen d√≥nde m√°s meterlas.

Este fenómeno, dijo el comerciante, se agudiza durante el invierno, ya que por las lluvias la gente opta por otros medios de transporte y necesita un lugar en donde dejar su bicicleta mientras las condiciones climáticas les permiten volver a conducirla.

La Ceja, de 65.000 habitantes, seg√ļn su Secretar√≠a de Planeaci√≥n, y famoso por sus cultivos de flores, podr√≠a ser el municipio con m√°s bicicletas por habitante del pa√≠s.

Fáber Eduardo Martínez, secretario de Planeación, dice que los hogares tienen entre dos y tres bicicletas, aunque no hay un dato exacto, y asegura que llegarían a 40.000, aunque en la Secretaría de Tránsito del municipio apenas se registran 1.500.

Precisamente buscando determinar la cantidad de bicicletas, la Secretaría de Tránsito realizó, en octubre del 2015, una encuesta a 1.061 hogares, que reveló que 655 viviendas tienen bicicletas, el 61,7 por ciento de los hogares encuestados. Las motos son el segundo medio de transporte en La Ceja, con 11.850 registradas en el municipio, y los carros el tercero, con 5.478 vehículos.

Las flores y las bicicletas

Aunque no saben cu√°ndo ni c√≥mo la bicicleta se volvi√≥ el m√©todo de transporte principal, los floricultores la usan diariamente, los ceje√Īos afirman que son casi todos, raz√≥n por la cual las celdas de parqueaderos de los cultivos de pompones, crisantemos y hortensias est√°n ocupadas casi por completo por bicicletas y no por carros, pues los trabajadores necesitaban un transporte r√°pido, seguro, y f√°cil para ir de sus casas a los cultivos.

Esto afirman Alba Rodríguez y Sandra Puerta, quienes trabajan en Flores del Este, un cultivo de hortensias ubicado en la vereda Las Lomitas. La bici es su principal medio de transporte, todos los días realizan un recorrido de aproximadamente 25 minutos desde sus casas hasta el cultivo y viceversa.

Luz Mary Bedoya es otra habitante que monta en bicicleta casi todos los d√≠as de su vida. A las 5 de la ma√Īana sale de su casa hacia su trabajo en el cultivo Jardines de San Nicol√°s, ubicado en la vereda San Nicol√°s, lugar en donde naci√≥ y creci√≥. En su casa fueron cuatro hermanos y todos tuvieron bicicletas desde j√≥venes. La historia se repite en su hogar: tanto su esposo como su hijo se transportan en dos ruedas. Ella no anda en bicicleta solo para ir al trabajo, la usa para la mayor√≠a de las actividades que impliquen salir de la casa a m√°s de dos cuadras.

"Solo si hay un enfermo o una cosa urgente se paga taxi, de resto, todo en cicla", comentó.

Es por esa raz√≥n que un domingo, a las 12 del d√≠a, bajo un sol que arruina el promedio de temperatura de La Ceja, que es de unos 18 grados cent√≠grados, vuelve a casa caminando con su bicicleta luego de hacer unas compras. Camina porque la v√≠a a su vivienda tiene una peque√Īa pendiente, como casi todo el casco urbano del municipio, y est√° algo cansada para subirla en bicicleta.

No faltan los robos

Tanta bicicleta hace que este sea el vehículo más robado en el municipio e, incluso, las autoridades han detectado que los delincuentes llegan de otras regiones. Hace varios meses las autoridades desarticularon una organización que se llevaba en camionetas las bicicletas que hurtaban para venderlas en Medellín.

Diariamente pueden ocurrir entre dos y tres robos de bicicletas, comentó el subteniente Marlon Lengua, del Centro de Atención Inmediata (CAI) de La Ceja, quien agrega que todos los días reciben quejas por el robo de estos vehículos, aunque mensualmente solo se realizan entre seis y ocho capturas por este delito.

De esto puede dar fe Conrado Garc√≠a, un abuelo, de 61 a√Īos, quien al mediod√≠a recorre el parque principal de La Ceja en su bicicleta, una ¬īpaletera¬ī marca Rally, con aproximadamente 65 a√Īos de historia. Conrado hered√≥ la bicicleta, hace 24 a√Īos, tras la muerte de su padre, quien la compr√≥ en Medell√≠n.

Su propia bicicleta, una Humber que lo acompa√Ī√≥ por 18 a√Īos, la perdi√≥ un d√≠a cuando entr√≥ a misa. La hab√≠a dejado parqueada en el atrio de la iglesia principal mientras escuchaba el serm√≥n, cuando sali√≥, ya no estaba. "Eso fue muy doloroso, ya me hab√≠a acompa√Īado por mucho tiempo", coment√≥.

Por esa raz√≥n, cada vez que va a la tienda a comprar los alimentos para el almuerzo, su nieto Sebasti√°n, de 8 a√Īos, se queda afuera cuidando su bicicleta y la de su abuelo. "√Čl es el guardaespaldas porque en cualquier descuido se las llevan", dijo Conrado.

Sebasti√°n hace parte de la nueva generaci√≥n de ceje√Īos que monta bicicleta. Cuenta con orgullo que monta desde los 4 a√Īos, cuando le pidi√≥ a su pap√° que removiera las llantas auxiliares de su primera bicicleta. Ya tiene otra, "la de los mandados, la peque√Īa es la de los piques", cont√≥ entre risas.

Como La Ceja es relativamente grande y un poco empinada, la Polic√≠a montada no va en caballos sino en bicicletas. Son 20 veh√≠culos de color verde claro que en el marco tienen escrito ¬īPolic√≠a¬ī y un n√ļmero de registro.

Comenzaron a usarlas a comienzos de a√Īo por idea del Alcalde, record√≥ el intendente del municipio, Edilberto Quiroz. Quienes usan esas bicicletas son los 48 auxiliares de apostados en la zona. Ellos pedalean todo el pueblo y especialmente acompa√Īan eventos como los ciclopaseos. Y, en otras ocasiones, tambi√©n persiguen a los delincuentes pedaleando.

Ciclismo de competencia

El amor por las bicicletas en La Ceja ya deja sus frutos. Esta es la cuna de Fernando Gaviria, quien se convirti√≥ en leyenda nacional tras ganar este a√Īo cuatro etapas del Giro d¬īItalia 2017, marca que no hab√≠a logrado ning√ļn colombiano en ninguna de las tres grandes carreras. Y, adem√°s, es escenario de pr√°cticas para ciclistas nacionales e internacionales de la talla de Rigoberto Ur√°n.

En sus calles funciona el Club y Escuela de Ciclismo Clecilja, que actualmente tiene 50 miembros. El entrenador es Hernando Gaviria, padre de Fernando. Los entrenamientos son seis días a la semana en el parque lineal del barrio La Aldea o en las carreteras que comunican a La Ceja con Abejorral, El Retiro y La Unión, municipios del oriente de Antioquia y Sonsón, en el sur del departamento.

Hernando comenta que La Ceja es un municipio de ciclistas, tanto recreativos como de competencia, porque el terreno lo permite y porque la tradici√≥n del ciclismo competitivo se remonta hasta los a√Īos 50, con Justo ¬īPintado¬ī Londo√Īo, quien fue subcampe√≥n de la Vuelta a Colombia.

En el club hay j√≥venes desde los 8 hasta los 19 a√Īos ¬Ņcu√°ntos quieren ser ciclistas profesionales?, "¬°¬°Todos!!", responden al un√≠sono.

Tienen tan claro su futuro que ninguno de ellos quiere una carrera universitaria, saben que las horas de estudio y las de entrenamiento no son compatibles. Lo que sí quieren es estudiar inglés, pues dicen que será importante cuando salgan a competir internacionalmente.

Talleres de reparación

En el municipio, que apenas tiene cinco entradas, 15 v√≠as y 133,6 kil√≥metros cuadrados de extensi√≥n, de los que solo 2,9 son de √°rea urbana, hay 25 talleres de reparaci√≥n de bicicletas, comenta Julio C√©sar Valencia, un ciclista retirado, de 56 a√Īos, due√Īo del Almac√©n y Taller Ciclopelusa, una tienda dedicada a la reparaci√≥n y venta de estos veh√≠culos desde hace 30 a√Īos.

Valencia fue ciclista hasta los 26 a√Īos, luego se retir√≥ porque se le acab√≥ el apoyo. A pesar de esto, no sali√≥ del mundo de la bicicleta y junto con su hermano mont√≥ el taller, uno de los m√°s antiguos del pueblo.

Dice que aunque este es un municipio relativamente grande, 25 talleres son muchos y a√ļn as√≠ a Ciclopelusa nunca le falta trabajo.

Comenta que pese a que se retir√≥ del ciclismo competitivo no se pudo alejar del todo de las bicicletas. "Ese vicio no se puede dejar", dice Julio C√©sar, de cejas gruesas, piel trigue√Īa y rostro amable, quien tiene que salir al menos dos veces a la semana a montar bicicleta por las monta√Īas de su municipio, pues si no lo hace, se estresa, se siente encerrado, no es √©l.

Tags: ceja, pueblo, colombiano, donde, reinan, bicicletas




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.