Cochabamba, Bolivia, Miércoles 6 de septiembre de 2017
Editorial

La hora boliviana

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
06/09/2017 | Ed. Imp.
En Bolivia, el 80 por ciento de las personas llega retrasada a sus compromisos, a este peculiar proceder se le ha denominado #HoraBoliviana. La gente está tan acostumbrada a esta conducta que incluso los puntuales, hacen hora para llegar tarde. Pero en el BCP nos preguntamos: ¿Será que realmente el 80 por ciento de las personas llega retrasada a sus compromisos?

Con ese texto, el Banco de Crédito invita a ver un video para responder a la pregunta e impulsar el cambio de hábito que muchos bolivianos tienen cuando se comprometen a llegar a una determinada hora, pero en realidad lo hacen con unos minutos o más de retraso.

Un cachito, en cinco minutos estoy u otras frases son comúnmente utilizadas por los bolivianos y que hábilmente son reflejadas en el video que no dura más de un minuto con 28 segundos y que fue puesto en el muro de Facebook del BCP el pasado 1º de septiembre. En él se muestra cómo pequeños productores se levantan de madrugada para cumplir con sus compromisos e invitan a la población a ser puntuales.

Esta singular forma de impulsar el cambio de hábito, que lamentablemente impera en Bolivia, ha generado, en cinco días, 120 opiniones y 286 compartidos entre los internautas o, como los adolescentes los llaman, facebookeros.

Entre los que comentaron, hay quienes aplauden la campaña emprendida por el banco y afirman que hay bolivianos que casi siempre llegan tarde a sus citas, perjudicando a quienes tienen la costumbre de ser puntuales.

“Muy buena campaña, si todos nos proponemos, podemos revertir esta denominación de hora boliviana, que no es más que una excusa a una mala costumbre adquirida”, indica uno de los comentarios.

Sin embargo, hay otros que cuestionan la supuesta generalización que hace el mensaje del banco al señalar que el 80 por ciento de las personas en el país llega retrasada. “Hay gente impuntual en todo el mundo. No debe generalizarse. Me parece un error calificar a los bolivianos de impuntuales. Estimo que la técnica de mercadeo empleada es inadecuada”, dice otro.

Frente a este y otros similares comentarios, otros salen al frente y aseguran “No hay que tapar el sol con un dedo... la realidad es la realidad”; “Pues no importa en qué otros países más serán impuntuales, lo malo es que los bolivianos somos muy impuntuales y si una publicidad se beneficia con nuestros defectos, pienso que es hora de mejorar ¿no? Al final es una forma de ayudarnos mutuamente. “Dice 80 por ciento , no es generalizando... O sea un poco de atención antes de comentar burreras”.

El que se diga que el 80 por ciento de los bolivianos llega retrasado a sus compromisos, no debe ser motivo de molestia, sino de reflexión e inicio de un cambio de hábito.

Es bueno reconocer que uno es impuntual y saber que ese defecto perjudica a los demás y a uno mismo. También es saludable saber cómo hay personas que se esfuerzan para cumplir con sus compromisos porque saben que de ellos depende el éxito.

La campaña del BCP solo busca reflexionar y llegar con un mensaje muy claro lo que está sucediendo en el país. Los bolivianos debemos ser capaces de reconocer nuestros defectos para corregirlos lo más pronto posible.

Es más, otras empresas deberían sumarse a esta iniciativa para que de a poco los impuntuales dejen de serlo y comprendan que llegar en la hora fijada no les hará daño, sino les traerá beneficios.

En las escuelas también debería impulsarse con fuerza esta situación, para que los pequeños aprendan el valor de la puntualidad.

¿Por qué no podemos ser como los estadounidenses o europeos? Todo es cuestión de voluntad y ver el lado positivo de lo que se plantea.

Seguramente quienes practiquen verán los resultados y obligarán a que otros sigan el cambio. Está claro que eso no será de la noche a la mañana, pero de algo se debe comenzar.


Tags: la, hora boliviana




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.