Cochabamba, Bolivia, Domingo 27 de agosto de 2017
Editorial

Inseguridad en el Cristo

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
27/08/2017 | Ed. Imp.
Para nadie es desconocido que desde hace años, el cerro de San Pedro, donde en 1988 comenzó la construcción de El Cristo de la Concordia en conmemoración a la llegada del papa Juan Pablo II, se ha convertido en un sitio inseguro, pese a ser uno de los lugares turísticos más visitados por quienes llegan a Cochabamba ya sea de otras ciudades del país o del exterior.

En reiteradas oportunidades se han reportado hechos delictivos contra quienes visitan el lugar. Basta recordar, el ocurrió en diciembre de 2014 cuando una pareja de adolescentes que bajaba a pie sufrió un asalto. En esa oportunidad, OPINIÓN informó que una joven de 16 años fue víctima de abuso sexual de parte de tres agresores que la llevaron unos 15 metros más allá de la escalinata. El joven fue maniatado, después de que sustrajeron sus pertenencias. Luego de este terrible suceso, la Policía atrapó a uno de los autores del delito, quien confesó el crimen y contribuyó al esclarecimiento de otras cuatro violaciones, también ocurridas en el cerro de San Pedro.

Ante estos hechos, la autoridades anunciaron realizar patrullajes. Sin embargo, estos duraron poco tiempo y nuevamente volvieron a reportarse hechos delictivos.

Otro caso reciente es el ocurrido el pasado 16 de agosto, cuando dos adolescentes, de 16 y 17 años, fueron violadas momento en que descendían por la escalinata de la serranía de San Pedro. “Cuando estaban a mitad de las gradas, un hombre las interceptó. Era muy agresivo, delgado, de ojos rasgados y le faltaba un diente. El hombre tomó de los cabellos a una de las menores y del brazo a la otra. Las sacó del camino y las arrastró en medio de los matorrales por varios metros hacia el norte. Había comenzado a anochecer y pese a los gritos de las colegialas, el agresor logró someterlas amenazándolas de muerte y abusó sexualmente de ellas.

Minutos después, una turista extranjera que también descendía por las gradas oyó los gritos y el llanto desesperado de las menores y divisó a un hombre de pantalón beige y sombrero del mismo color, huyendo del lugar”, publicó este medio el pasado 18 de agosto.

A ocho días de ese suceso, el pasado jueves, la Alcaldía de Cochabamba decidió desplazar 17 guardias ambientales para que realicen controles en San Pedro, lo que no significa que suplirán a las labores que la Policía Departamental debe realizar.

Es destacable que las autoridades municipales hayan decidido coadyuvar en las tareas de seguridad para evitar que hechos como los citados anteriormente vuelvan a repetirse.

Sin embargo, es cierto que la cantidad de guardias ambientales que se decidió desplazar no será suficiente, sobre todo en fin de semana, cuando la cantidad de visitantes al Cristo es mayor.

Es por ello que urge que la Policía cumpla con su rol y refuerce los patrullajes en la zona.

Si ambos aunan esfuerzos, seguramente los índices delincuenciales en San Pedro disminuirán, y quienes visiten el lugar se sentirán más seguros tanto al subir como al bajar del cerro.

Asimismo, es importante que la acción que ha emprendido la Alcaldía y aquella que decida realizar la Policía no sean temporales y solo después de que ocurra otro delito, así como siempre ha ocurrido.

Se necesitan controles constantes, de manera que los delincuentes sepan que el lugar está resguardado y que no podrán hacer de las suyas.

El apoyo de quienes visitan el lugar también será importante, si es que no quieren ser víctimas de antisociales que buscan lugares vacíos para atacar sin piedad a transeúntes.

La Alcaldía ha informado que los guardias ambientales realizarán labores desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche. Asimismo, ha pedido a las personas que cooperen y no suban al Cristo por otros caminos que no sean las escalinatas o la única vía que existe para vehículos públicos y particulares.


Tags: inseguridad, cristo




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.