Cochabamba, Bolivia, Lunes 10 de julio de 2017
Migrantes
San Simon’s Food Truck es el nombre del negocio que emprendió una pareja de qhochalas hace más de dos décadas. Compatriotas de distintos estados llegan hasta el lugar para degustar el platillo.

El chicharrón cochabambino más buscado está en Virginia

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
Joel Vera Reyes Virginia-EEUU/Opinión | 10/07/2017 | Ed. Imp.

SAN SIMON’S FOOD TRUCK OPERA EN UN VEHÍCULO QUE SE UBICA ENTRE DOS AVENIDAS DE VIRGINIA. JOEL VERA



MARTA ROJAS ES LA ENCARGADA DE PREPARAR EL CHICHARRÓN COCHABAMBINO. JOEL VERA



Nueva York, Maryland, California y Florida son solo algunos de los estados desde los que muchos bolivianos llegan hasta Virginia en busca de un pedazo de su tierra y para darle un bocado a la nostalgia. Algunos incluso dicen que llegan a sentir ese aire fresco del valle cochabambino y hasta el aroma de la leña de eucalipto consumida a fuego lento cuando aquel particular sabor inunda sus sentidos.

Y es que los ya tradicionales chicharrones San Simón se han convertido en eso y mucho más. Tanto así, que algunos autodenominados “expertos” o “comensales de buen diente” sugieren que este plato no solo es el mejor servido y preparado de los Estados Unidos, sino que han puesto sobre la mesa del debate la posibilidad de que este platillo, que se prepara en el país del norte, pueda competir y hasta superar a la mayoría de los tradicionales chicharrones de cerdo de Cochabamba.

EMPRENDIMIENTO BOLIVIANO Preparado por manos cochabambinas desde hace 23 años, el chicharrón San Simón ha adquirido el gusto de sus similares más afamados en Cochabamba, cuesta 11 dólares y su generosa porción puede alimentar a entre dos y cuatro personas.

Y aún cuando está completamente elaborado con materia prima estadounidense, cada fin de semana, decenas de comensales de diferentes lugares del país del norte llegan hasta la cancha de fútbol de Annandale para visitar el impecable carrito de comida (food truck, en inglés) de la familia Ortiz, ubicado entre dos vías principales como son la Autopista 495 y la avenida Gallows Road.

Allí ordenan un plato de chicharrón hecho por manos qhochalas, acompañado de mote, papa wayk’u, llajua y de yapa un vaso “extra large” de refresco de moq’onchinchi.

“Cuando era joven, yo trabajaba en un restaurante en Epizana. Ahí aprendí mucho sobre el negocio de comida. Pero luego me vine a EEUU y trabajé en otra cosa”, recuerda Simón Ortiz, un cochabambino que radica hace alrededor de 30 años en este país y que es encargado de preparar el plato estrella.

El “chicharronero” asegura que en Bolivia aprendió todo, incluso a hacer chicha y los secretos de cocina que ahora aplica en sus recetas. Sin embargo, el negocio de la comida comenzó para la familia Ortiz a principios de la década de los noventa, cuando doña Marta Rojas, esposa de Simón, buscó la manera de hacer un dinero extra preparando algunos platos y emparedados para los futbolista de las ligas bolivianas en la canchita de Annandale.

“Se los preparaba sándwich y refresco de moq’onchinchi. Entonces la gente comenzó a conocerme. Hablamos con mi esposo y después comenzamos con el camión”, recuerda Marta, quien nació en la provincia Esteban Arze de Cochabamba y creció en una granja donde aprendió a preparar el quesillo y hacer las humintas que ahora también ofrece.

MENÚ QHOCHALA Pese a que San Simon’s Food Truck tiene en el chicharrón su platillo estrella, cuenta también con un menú variado que acompaña con platos como charque, silpancho, falso conejo, ch’ajchu, sajta de lisa, lapping y que completa con sopas de maní, chairo y jak’a lawa. Todo siempre con sus “sides” (acompañantes, en inglés) tradicionales como la papa, el quesillo, el c’allu, dos variedades de mote de maíz, mote de haba, arroz graneado, phuti de fideo y la infaltable llajua con quilquiña y suico. Sin embargo, el preferido es siempre el más buscado: El chicharrón qhochala.

“Llega gente de todos los estados buscando el chicharrón. Hasta llegan de Cochabamba para comer y siempre nos dicen que ni allá se encuentra un plato tan bien servido y con buen precio”, apunta Ronald Ortiz (32 años), el hijo de Simón y Marta, quien es el encargado de hacer el servicio de “delivery” (entrega a domicilio, en inglés), además de alimentar el portal web de San Simon’s Food Truck y todas sus redes sociales.

Sin duda, el debate sobre cuál es el mejor chicharrón cochabambino continuará entre los expertos en la gastronomía valluna, siempre con las variables del precio y la cantidad, que son los que suelen medir la calidad de los platos; pero algo es seguro: El chicharrón de San Simón es, desde hace más de dos décadas, uno de los más buscados de los Estados Unidos.

Entrega

San Simon’s Food Truck también hace envíos a domicilio a aquellos compatriotas que así lo requieren.




Tags: el, chicharrón, cochabambino, más, buscado, está, virginia




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.