Cochabamba, Bolivia, Lunes 13 de marzo de 2017
Migrantes
El cruceño que estudia en California desarrolló un accesorio de fácil acceso y alta calidad.

Alejandro crea un cargador y se vende en 80 países

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 62.666666666667
Compartir
Por: jhenny nava b. jnava@opinion.com.bo | 13/03/2017 | Ed. Imp.

ALEJANDRO RIOJA MUESTRAS SUS PRODUCTOS (ARRIBA). FLUX CHARGER PUEDE CARGAR UN CELULAR Y UNA LAPTOP AL MISMO TIEMPO (ABAJO). CORTESÍA ALEJANDRO RIOJA

 

Con su batería agotada y en medio de una reunión de amigos en California, (Estados Unidos) Alejandro Rioja, un cruceño de 21 años, vio la necesidad de crear un producto que hoy se ha convertido en una marca reconocida a nivel mundial.

Un amigo le prestó un cargador portátil para su celular y al sentir la incomodidad del mismo por el tamaño que tenía, decidió crear un diseño fácil de usar y que tenga una buena calidad.

Fue así como surgió Flux Chargers, un cargador portátil delgado y elegante que puede guardarse en el bolsillo, y que se vende hoy en día en 80 países del mundo. Sus principales mercados son; Estados Unidos, Inglaterra y Alemania.

El emprendimiento se fundó en junio de 2015 en la incubadora de ideas de la Universidad de California, donde Alejandro cursa la carrera de Ciencias de la Computación.

Con una maleta llena de ilusiones el jóven talento partió a los 18 años de su natal Santa Cruz para cumplir todos sus sueños.

Aprendió inglés desde muy chico y fue influenciado por su padre, un ingeniero civil que trabaja de manera independiente. Siempre quiso ser fundador de su propia empresa, por ello se trasladó a la cuna de los emprendimientos tecnológicos California.

Con un capital de 20 mil dólares, Alejandro y su socio Miles Anthony decidieron apostar por la idea de los cargadores. Al principio fue difícil porque necesitaban vender muchos ejemplares para seguir subsistiendo, pero eso no los desalentó.

Fue el mismo Alejandro en persona el que salió a playas y lugares públicos de California donde la gente necesita recargar su celular para ofrecer su producto. La respuesta positiva de esas ventas fue la que le permitió seguir produciendo.

“Iba con mi caja llena de cargadores a la calle y no retornaba hasta que este vacía”.

Esa experiencia, además de introducirlo en el mundo de las ventas, le permitió conocer la demanda de su producto y las mejoras que podía hacer. Ahora la comercialización la realiza vía internet por Amazon y entre sus clientes tiene a empresas importantes que regalan el cargador a sus clientes o lo usan con sus empleados con el sello de su marca.

DOS MODELOS Flux Chargers viene en dos presentaciones o modelos con distintas capacidades y en color blanco o negro.

El primero que tiene un costo de 30 dólares pesa 88 gramos y sirve para dos cargas diarias de iphone.

El Flux Charger Plus tiene un costo de 60 dólares y puede dar batería hasta cinco veces un iphone. El cargador tiene, además, un dispositivo para conectarse a la electricidad y hacer la carga del celular al mismo tiempo.

CALIFICACIÓN Y TRABAJO Por su diseño versátil y su costo Flux Charger fue calificado por Yahoo Tech, como el mejor cargador.

El reconocimiento le ayudó a la marca a atraer bastante interés por otros clientes. Luego, esa reseña fue usada por otras páginas de internet que hablan bien de la marca y que han permitido que se consolide en el mercado.

Actualmente, cuatro son las personas que trabajan en la empresa en California, pero en todo el mundo son 15 los empleados que conforman la marca.

Los cargadores son fabricados en Shenzhen, China donde también se da empleo.

Luego son mandados a Estados Unidos, Reino Unido y Asia. El joven emprendedor reconoce que hacer una empresa a temprana edad no es nada fácil, pero recomienda a las personas que quieren lograr su objetivo aprender cada día alguna cosa que les pueda servir para alcanzarlo.

Comparte su secreto personal y dice que para poner todas sus ideas en orden programa su día poniéndose metas y cumpliéndolas.

“Ahora, hay mucha información que se puede encontrar en Google sobre cómo hacer crecer un negocio y son datos gratuitos que están al alcance de todos, así que no se puede poner excusas”.

La clave de su éxito fue no rendirse nunca, ni aun cuando las ventas eran bajas.

Apuntes

Perfil

Alejandro Rioja nació en Santa Cruz; estudió en el colegio Alemán Santa Cruz y actualmente cursa la carrera de Ciencias de la Computación en la Universidad de California, Los Ángeles (una de las top 20 universidades mundiales).

Es hijo de Marcelo Ruperto Rioja y Myriam Manrique; tiene un hermano de 16 años.

Becas

El joven fue becado por Apple, Google, Microsoft, Xerox, que cubren una parte del costo de su carrera.

Inspiración

Alejandro asegura que fue inspirado por figuras como Steve Jobs y uno de sus mayores mentores fue su padre, quien le enseñó a tener independencia económica.

Quiere convertir a Flux en un holding 

A corto plazo Alejandro quiere convertir a Flux la marca de los cargadores en todo un holding como Nestlé, diversificando sus productos.

Flux.LA, que también forma parte de su empresa es una consultora de desarrollo de software y marketing.

A fin de año se planea lanzar también audífonos.

El plan a mediano plazo es lanzar también una barra de cereal que sea vegana.

“Estamos viendo la opción de crear un software para hacer transacciones en la bolsa, eso será a más largo plazo”.

Alejandro decidió empezar temprano su idea de negocio, para poder tener tiempo para el crecimiento.

A sus 21 años tiene clara la idea de un retorno a Bolivia en un futuro, pero asegura que el desarrollo de su empresa está en Estados Unidos y podrá regresar recién cuando esta este consolidada.

Una de sus metas es convertirse en presidente del país. Para ello quiere ser reconocido como un empresario importante a nivel internacional y asegura que cuando esté lo suficientemente preparado para cumplir con ese objetivo se postulará a la Presidencia de Bolivia.




Tags: alejandro, crea, cargador, vende, países







Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.