Cochabamba, Bolivia, Lunes 30 de septiembre de 2013
Cultura
KUSKA ES UN PROYECTO DE GéNERO EN EL QUE LAS BENEFICIADAS TRABAJAN EN OBRAS DE MOSAIQUISMO

Mujeres ejercen sus derechos apelando a su creatividad

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
santiago espinoza a. cultura@opinion.com.bo | 30/09/2013 | 02:24

Las mujeres trabajan en un taller, ya sea de forma individual o colectiva. mARTadero

No fue fácil empezar. Hubo que peregrinar de casa en casa, tocando puertas para encontrar a mujeres interesadas en explorar su creatividad a través del mosaiquismo, una disciplina artesanal y artística que permite la confección de obras plásticas o funcionales mediante el reciclaje de desechos de cerámica de construcción.

Sin embargo, el peregrinaje valió la pena y, a menos de un año de haber comenzado, se concretó en la constitución de la Asociación Femenina Artesanal Kuska, que hoy congrega a 14 mujeres, quienes, sin abandonar sus ocupaciones domésticas y laborales, incorporaron a su rutina la creación de cuadros de mosaiquismo.

Una de ellas es María René Camacho, quien recuerda que, tras el reclutamiento de las involucradas, llegó la hora de capacitación (que fue de dos semanas intensivas), a la que finalmente siguió la creación de las obras propias.

“Nosotras buscamos a personas que nos puedan dar su basura, que son los mosaicos, los cuales seleccionamos por colores para luego hacer un diseño de cómo los queremos usar y finalmente los reutilizamos en nuestros cuadros”, explica Camacho en torno al proceso de creación de sus piezas. Sin embargo, esta disciplina no sólo permite la composición de cuadros, sino también de otros objetos, como mesas de jardín, marcos de espejos u otras piezas decorativas, siempre a partir de la reutilización creativa de mosaicos desechados.

INTERÉS La exposición de sus primeros trabajos en la más reciente Expoindustria convenció a las 14 mujeres de que existe una potencial demanda para las obras de mosaiquismo.

Por eso, su siguiente objetivo es crear una microempresa con la que, además de poner a prueba su creatividad, esperan encontrar una alternativa de obtención de ingresos económicos.

En todo este proceso viene jugando un rol central el espacio cultural mARTadero, con sede en Villa Coronillla (exmatadero municipal, al sur de la ciudad), que ha acompañado a las mujeres de Kuska desde su gestación, a través de su proyecto de género.

De hecho, el taller en el que las mujeres trabajan sus obras -individual o colectivamente- se halla en el mARTadero, que está a disposición de las creadoras.

Tampoco es casual que varias de las integrantes de Kuska sean vecinas de Villa Coronilla, estando el proyecto primordialmente dirigido a ellas.

Sin embargo, el colectivo está lejos de ser restrictivo y acoge también a mujeres de otros barrios que, eso sí, deben trasladarse hasta el mARTadero para trabajar en sus creaciones.

Proyecto facilita acceso a las artes

Kuska es sólo una de las varias iniciativas que el mARTadero viene desarrollando con el ánimo de ofrecer a las mujeres de Villa Coronilla acceso a actividades artísticas orientadas al ejercicio de sus derechos políticos, explica Lilian Lima, coordinadora del proyecto de género del mARTadero.

“Entendemos el derecho político no solamente en el ámbito público, sino también en el privado”, precisa Lima, a tiempo de detallar que el proyecto, bautizado como “Mujeres de la Coronilla: Heroínas y artistas”, trabaja con públicos infantiles, adolescentes y adultos. A todas las beneficiadas se les facilita el acceso a actividades creativas, como el teatro, la danza, las letras, la fotografía y la alfabetización digital.

En ese contexto surge el proyecto Kuska, que apunta a “fortalecer el rol de mujer como protagonista de su proceso artístico”, afirma Carlos Vargas, facilitador de talleres.

Una pretensión que ha encontrado respuesta en mujeres como Consuelo Noco, integrante de Kuska, quien asegura que “yo misma me he querido reflejar en mi obra, me ha encantado esta técnica. Además he podido compartir en grupo, lo que es relajante”.

No se queda atrás Claudia López, otra integrante de Kuska, al explicar que si se ha animado a sumarse a la iniciativa es porque “siempre nos invitan a cursos para mujeres que tienen que ver con la cocina, repostería, lana, y esto es diferente”.


Tags:




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2018 Opinión. Todos los derechos reservados.