Cochabamba, Bolivia, Domingo 29 de septiembre de 2013
Ciencia y Tecnología
LAS OREJAS DE ESTE MURCIéLAGO MIDEN LA MITAD DE SU TAMAñO TOTAL Y FUE DESCUBIERTO EN ZURIMA, CHUQUISACA

Descubren primera especie endémica, el Orejón de Yates

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 57.839607201309
Compartir
DAYANA FLORES A. dflores@opinion.com.bo | 29/09/2013 | Ed. Imp.

Rostro y cuerpo de la nueva especie capturada en Chuquisaca. MUSEO ALCIDE D’ORBIGNy

A poco de conmemorar el Día Internacional del Murciélago, el primero de octubre, un equipo de científicos del Museo de Historia Natural “Alcide d’Orbigny”, confirmó el hallazgo del primer murciélago endémico de Bolivia, el “Orejón de Yates”.

Con las orejas visiblemente desarrolladas, motivo por el cual se le otorgó su nombre común (Orejón de Yates), esta especie se constituye en el primer murciélago que se originó en territorio nacional.

Este descubrimiento es resultado de un proceso de investigación emprendido por dos científicos del departamento de Mastozoología del Museo de Historia Natural “Alcide d’Orbigny”, Lizette Siles y Arturo Muñoz.
PROCESO En el marco del proyecto “Murciélagos de Bolivia”, ambos investigadores trasladaron sus estudios hasta una región valluna comprendida entre la Cordillera de los Andes y las tierras bajas.

El primero de tres holotipos, es decir el primero de los tres murciélagos que fueron capturados para describir a toda la especie de “Micronycterisyatesis” (nombre científico), fue encontrado en el pueblo de Zurima, una zona ubicada sobre la carretera que conecta a Cochabamba con Chuquisaca.

Esta región, que forma parte de los Bosques Secos Interandinos, es calificada como “enigmática” por una de las investigadoras del área de Mastozoología del Museo de Historia Natural “Alcide d’Orbigny”, Marisol Hidalgo, ya que es hogar de muchas especies endémicas de plantas y animales que hasta hoy son conocidas de manera parcial.

A tiempo de ser un espacio que alberga a una amplia diversidad de especies, Zurima también es una zona amenazada por la acción del hombre. Sin embargo -más allá de esta cualidad de endemismo- a los científicos les resultó interesante que una especie de ese tipo habite una región valluna, puesto que se pensaba que el “Orejón de Yates” sólo se cobijaba en bosques húmedos.

“Tras atrapar al primer holotipo, los científicos creían que era una especie que estaba ingresando desde el este de Brasil, pero luego de un minucioso estudio descartaron la noción”, detalló la investigadora Marisol Hidalgo, a tiempo de indicar que es fácil confundir una variedad con otra.

En ese entendido, los científicos estudiaron la morfología del “Orejón de Yates”, a través de la medición de su cráneo, la determinación de su coloración, entre otros detalles, para confirmar su endemismo.

Para respaldar esta acción, los científicos cazaron dos holotipos de murciélagos más, uno estaba en el Refugio “Los Volcanes” de Santa Cruz y el tercero en una propiedad privada del mismo departamento, “Estancia Patujú”.
DETALLES Tras la confirmación del estudio, las muestras de murciélagos fueron depositadas en el Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny y en la Colección de Fauna de La Paz. No obstante, en la actualidad, los especímenes están en calidad de préstamo en la Tech University de Texas (Estados Unidos).

En este centro de estudios internacional se investiga a detalle a los holotipos, aunque el número de murciélagos capturados es escaso para definir su estado de conservación.

Vampiros dan mala fama a los murciélagos

Pese a que sólo el uno por ciento del total de murciélagos que existe en el mundo es considerado “chupasangre”, las comunidades ganaderas atentan contra todas la especies en general.

Según la investigadora del departamento de Mastozoología del Museo de Historia Natural “Alcide d’Orbigny”, Marisol Hidalgo, “por murciélagos pecadores pagan los justos”, es decir la gente que cría ganado de tipo ovino, porcino o vacuno, considera que todos los murciélagos se alimentan de sangre y eso no es cierto.

“Cerca del 60 por ciento de todos los murciélagos que existen en Bolivia son insectívoros y un instrumento importante para el control de plagas”, manifestó Hidalgo, a tiempo de agregar que el 30 por ciento son frugívoros.

El segundo grupo, los frugívoros, también cumplen un rol importante en la naturaleza al ser dispersores de semillas.

“Tras comerse las frutas, estos animalitos dejan caer las pepas o semillas en los bosques y esto permite que los árboles se regeneren constantemente”, detalló Hidalgo.

El otro porcentaje, que es aún más mínimo -8 por ciento - son los carnívoros. Este grupo se encarga de devorar ranas, lagartijas, entre otros.
ACCIONES Finalmente, el grupo más reducido -los murciélagos vampiro- se refugia cerca de granjas y si encuentra a su víctima, siempre vuelve al mismo lugar para atacarla.

Cuenta Hidalgo que los granjeros usan vampiricida, una pomada que llena la boca de estas especies y que -con el paso de los

días- las mata.

Se trata de un veneno que tiene la capacidad de matar a muchas especies aunque sólo un murciélago lo haya ingerido, esto se debe a que estos mamíferos se acicalan los unos a los otros y esa acción promueve la propagación.

Sin embargo, esta acción es dañina para los murciélagos en general porque los vampiros no viven separados de los frugívoros o de los insectívoros, entonces se transmiten el veneno fácilmente.
TORTURA Pese a que el vampiricida mata a los murciélagos en general, esta forma de muerte es menos cruel que la quema de sus refugios.

“Algunos comunarios, no conformes con darles veneno queman sus casitas”, afirma Hidalgo, a tiempo de contar que los vampiros son importantes para desarrollar la ciencia.

Últimamente, se está estudiando la saliva de este tipo de murciélagos porque contiene una sustancia que es capaz de hacer que la sangre fluya constantemente. Convertir esta sustancia en un medicamento ayudaría, por ejemplo, a los enfermos de trombosis.

 Cochabamba alberga a un centenar de variedades

El Departamento de Mastozoología del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny informó que en Cochabamba existe un centenar de especies diferentes de murciélagos. Este hecho posesiona al departamento como el más diverso en cuestión a quirópteros.

Pese a que no se puede definir la cifra poblacional de murciélagos que habitan en el país, la investigadora Marisol Hidalgo dijo que si uno se dirige al Chapare puede encontrar a más de 100 murciélagos diferentes.

Es decir, de los 133 tipos de murciélagos que hay en Bolivia, al menos 100 habitan esta zona tropical.

Es necesario detallar que en el mundo existen unas 1.000 especies distintas de murciélagos, y luego de los ratones, éste es el grupo de mamíferos más diverso. Además de Bolivia, Costa Rica es uno de los países con más variedad de murciélagos, 108.
HÁBITAT Los murciélagos viven en refugios muy diferentes, como agujeros hechos en troncos viejos, casas abandonadas, cuevas, huecos en rocas, bajo puentes, tuberías, entre otros.

Además, sus movimientos dependen de la disposición de los recursos naturales y el cambio de las estaciones. Algunos migran en determinadas épocas del año, en busca de frutos o porque el clima no les sienta bien.

Por su parte, los murciélagos del viejo mundo, en el invierno, tienen una época de hibernación en cuevas y su metabolismo se reduce al mínimo hasta la primavera.

Estos mamíferos no están toda la noche volando, si no que presentan diferentes períodos de actividad. La primera es una etapa activa en las primeras horas, luego descansan y finalmente digieren.


Tags:







Copyright © 2003-2017 Opinión. Todos los derechos reservados.