Cochabamba, Bolivia, Jueves 29 de agosto de 2013
Subeditorial

Quinua en la dieta diaria

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 58.142857142857
Compartir
29/08/2013 | Ed. Imp.
El consumo interno de quinua se incrementó en 40 por ciento en comparación con el pasado año. No obstante, la ingesta de quinua es baja. Cada boliviano come en promedio sólo dos kilos de quinua al año, pese a las cualidades nutricionales del producto y a que Bolivia es el primer productor mundial de ese cereal.

La producción alcanzó en 2012 a 70 mil toneladas métricas, lo que representó 79.9 millones de dólares en exportaciones. Del total de esa producción, el 52 por ciento se fue para la exportación, el 24 por ciento para el consumo interno y el otro 24 por ciento es la producción excedentaria. Algunos investigadores consideran que ese excedente sale de contrabando a Perú y Chile.

La principal limitante para el bajo consumo de quinua es el precio. Un kilo del cereal cuesta entre Bs 50 y 60 y las bolsas de 300 gramos, Bs 20. Hay quinua que cuesta menos, pero es de grano menudo.

Los precios están regulados por la oferta y la demanda del mercado. Con el lanzamiento del Año Internacional de la Quinua de parte de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los precios de la quinua se dispararon y los productores tratan de vender al mejor postor.

El investigador y científico del Centro de Promoción de Tecnologías Sostenibles (CPTS) Cesín Curí considera que sólo se podrá disminuir el precio de la quinua, produciendo de manera masiva. Mientras haya una demanda excesiva que supere a la capacidad de oferta, el precio seguirá de subida.

Hoy el quintal de quinua cuesta unos Bs 1.200, pero la expectativa de los productores es que se estabilice en Bs 1.500.

Otro de los problemas para el bajo consumo de quinua está en los hábitos alimenticios. La papa es uno de los alimentos más difundidos en el país. El boliviano come al año un promedio 92 kilos del tubérculo, según datos del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF).

Así, es muy fácil encontrar alimentos de consumo masivo acompañados de papa, a diferencia de los que contienen quinua. Falta una política y acciones que incentiven el consumo interno de quinua, incluyendo ese alimento en la dieta diaria de las personas desde la primera infancia. Hasta ahora ha habido muy pocas ferias y concursos para incentivar el consumo de la quinua en el país.

En La Paz el restaurante Ichuri ofrece platillos a base de quinua, pero esa experiencia todavía no se ha replicado a otros departamentos.

Se necesita fomentar una agricultura sostenible e impulsar mejores condiciones de vida para los campesinos, además de la incorporación de tecnología destinada al mayor rendimiento y a dar valor agregado a la quinua.



Opinión en Youtube | La semana del Ojo Inquieto




Más noticias





Copyright © 2003-2014 Opinión. Todos los derechos reservados.