Cochabamba, Bolivia, Domingo 19 de mayo de 2013
Ciencia y Tecnología
EL TERRITORIO BOLIVIANO ALBERGA A UNAS 260 ESPECIES, DE LAS CUALES MáS DE 60 SON ENDéMICAS

Bolivia entre los diez países con más especies de anfibios

Por: JORGE FERNÁNDEZ B. jfernandez@opinion.com.bo | 19/05/2013 | Ed. Imp.

La rana gigante del lago Titicaca en un acuario del museo de Historia Natural Alcide dOrbigny. Foto Opinión



Bolivia ocupa a nivel mundial el décimo lugar en la lista de países que mayor número de especies de anfibios tiene en su territorio, según la responsable del proyecto Iniciativa Anfibios de Bolivia, Andrea Fuentes.

En todo el mundo hay aproximadamente 6.500 especies de anfibios y, en Bolivia, el número alcanza a 260, que representa el 4 por ciento de la población total.

Por su parte, el biólogo Rodrigo Aguayo señala que en Cochabamba se han registrado 145 especies, aproximadamente.

En Bolivia hay una especie de salamandra, tres de cecilias y las restantes corresponden a ranas y sapos.

Fuentes explica que de las 260 especies que hay en el país, 54 se encuentran bajo algún tipo de amenaza, siendo ocho de ellas las que están en mayor riesgo de extinción.

La rana gigante del lago Titicaca es una de las especies que se encuentra en el nivel de “críticamente amenazadas”.

A su turno, Aguayo señala que las especies más amenazadas son ocho: rana marsupial de la Siberia (Santa Cruz); sapo del Amboró que vive en las partes altas del Parque Nacional Amboró; rana gigante del lago Titicaca; rana acuática gigante de la serranía de Huallamarca en Oruro; rana acuática verrucosa del valle de Zongo y alrededores en La Paz; rana arborícola de Charazani (La Paz); rana arborícola de Paracti (Cochabamba) y la rana del valle de Zongo (La Paz).

Fuentes, por su parte, advierte que si la destrucción del hábitat y la captura indiscriminada continúan, la rana gigante del Titicaca podría desaparecer en 12 años.

BENEFICIOS Los anfibios son parte de la cadena alimenticia, ya que se constituyen en el alimento de otros animales.

Los anfibios actúan también como un control biológico de plagas en cultivos y jardines porque se alimentan de insectos.

“Esta facultad se acrecienta por su gran abundancia relativa, que les permite consumir una enorme cantidad de insectos nocivos para la agricultura o portadores de enfermedades como el dengue y la malaria”, agrega el biólogo Rodrigo Aguayo.

Explica que además los anfibios producen sustancias sustitutas de los antibióticos, que ayudan a vencer la resistencia de las bacterias a los medicamentos, y también sustancias que funcionan como anestésicos de amplio espectro, así como una gran variedad de productos farmacológicos.

Aguayo, quien es además investigador asociado del Centro de Biodiversidad y Genética de la Universidad Mayor de San Simón, advierte que si se extinguen los anfibios, se crearía un grave desequilibrio ecológico en el ecosistema, debido al rol que ocupan. Por ejemplo, aumentaría la población de mosquitos, otros invertebrados; o por el otro lado las especies que se alimentan de ellos como serpientes y aves también disminuirían.

Apuntes.

Órdenes

Comprende tres categorías: ranas y sapos (anura), salamandras (caudata) y cecilias (gymnophiona).

Características

Entre las más importantes que distinguen a los anfibios del resto de vertebrados tetrápodos, según el Libro Rojo, están: la piel húmeda y sin escamas, la falta de uñas verdaderas y un admirable músculo retractor que les permite usar los ojos para ayudarlos a tragar.

Rituales

En Bolivia, los anfibios son empleados para algunos rituales de curación, entre los que se destacan el empleo de renacuajos en parches fríos con grasa de pecho de llama y otros aceites para curar niños.

En peligro

Los departamentos que albergan al mayor número de especies amenazadas de anfibios son La Paz y Cochabamba con 32 y 26 especies, respectivamente.

Enfermedades y pérdida del hábitat las mayores amenazas

La pérdida del hábitat, las enfermedades emergentes y el cambio climático son tres de las principales amenazas para los anfibios, según el biólogo Rodrigo Aguayo.

La pérdida del hábitat debido a la expansión de la frontera agrícola, los asentamientos humanos y la construcción de infraestructura como carreteras y represas.

En cuanto a las enfermedades, Aguayo señala el caso particular del hongo quitridio, que está disminuyendo muchas especies en el mundo.

Los cambios de temperatura afectan a los anfibios, obligándolos a buscar otros lugares donde vivir, que tengan las condiciones de temperatura y humedad que necesitan.

“No siempre pueden moverse debido a barreras geográficas. En la época de lluvia hay menos pozas de agua que utilizan los anfibios para reproducirse, entonces sus renacuajos mueren”, explica Andrea Fuentes del proyecto Iniciativa Anfibios de Bolivia.

Otra amenaza para los anfibios en Bolivia es el comercio de derivados de estos animales para consumo local, como las ancas de rana en diferentes restaurantes vecinos al lago Titicaca o como jugos vigorizantes en varios sitios del departamento de La Paz y en el vecino país de Perú.

Otras amenazas latentes que están afectando a especies de anfibios en diferentes partes del mundo son el uso de los pesticidas, la introducción de especies exóticas (como la trucha en el lago Titicaca y en varios ríos del país) y los efectos sinérgicos de varios de estos factores mencionados.

Proyecto trabaja para salvar a las especies en peligro

El proyecto Iniciativa Anfibios de Bolivia realiza acciones para la conservación de especies amenazadas en territorio boliviano.

Esta iniciativa actúa en base a cuatro componentes: investigación, capacitación, educación y cría en cautiverio.

El primer punto comprende trabajo de investigación del estado de las poblaciones de anfibios en su ambiente natural y la cría en cautiverio.

La capacitación implica cursos acerca del trabajo que se realiza con anfibios y el conocimiento acerca de ellos, dirigidos a estudiantes, profesionales y actores locales de las comunidades con las que trabaja el proyecto.

En el tema referido a educación, el proyecto realiza talleres dirigidos a niños de escuelas urbanas y rurales con el fin de enseñarles acerca de los anfibios, el medio en que viven, su importancia y cómo ayudarlos.

En lo que se refiere al cuarto componente, la cría en cautiverio, el objetivo es reproducir especies amenazadas de anfibios, como la rana del Titicaca, para poder aumentar su población en estado natural.

En cría en cautiverio, el proyecto tiene dos ambientes: un laboratorio que alberga a especies locales de Cochabamba como la rana de las torrenteras, y un contenedor en el que se recrea las condiciones de temperatura y calidad de agua para especies altoandinas como la rana del lago Titicaca.


Tags:




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2019 Opinión. Todos los derechos reservados.