Cochabamba, Bolivia, Lunes 22 de abril de 2013
Opinión

Recordando a Únzaga de la Vega

Por: RAFAEL JULIO QUIROGA | 22/04/2013 | Ed. Imp.

Un 19 de abril de 1959 en la calle Larecaja de la ciudad de La Paz, fue victimado Óscar Únzaga de la Vega, jefe del partido político Falange Socialista Boliviana, durante el gobierno del MNR, en el cuartel Sucre de esa ciudad. Ese mismo día fueron fusilados una pléyade de jóvenes falangistas que prometían mucho. Únzaga escribió en vida un mensaje eterno a las juventudes de Bolivia, lo tituló Canto a la Juventud. Esta poesía contiene muchos mensajes. El pasado 19 de abril, se recordó la muerte de Únzaga. El que escribe siente que el mayor mensaje por su contenido es este que dice:

”Es mísera aquel alma de algún hombre cuyo torreón no ostenta una bandera, ama tu ideal más que a tu propia vida, no importa que la entraña se desgarre, pero que nadie toque tu bandera”.

Hoy más que nunca cala hondo este mensaje. Hoy atacado el hombre por la llamada “globalización” como un río turbulento que arrastra todo a su paso y afirma aquel anatema lanzado por Hobbes “el hombre es lobo del hombre”, este pensamiento viene a ser un axioma. Ciertamente hoy en día el hombre solo piensa en su mañana y su progreso calificando este vivir como un mérito. La moral de Quevedo se impone cuando decía: “Ande yo caliente, ríase la gente”. Que triste dice Únzaga, un hombre que su barco de vida no ostente una bandera. En épocas pasadas hasta los piratas en su torreón ostentaban una bandera; una calavera con dos fémures cruzados. Seguir un ideal, perdura hasta tu muerte, por eso decía “ama tu ideal más que a tu propia vida”. La bandera de Únzaga fue el rojo, amarillo y verde, a quien amó hasta en su propia muerte. Hoy nos preguntamos, a qué bandera se sigue ¿A la tricolor? ¿A la wiphala? Nos preguntamos si nacimos como República por qué ahora somos Estado; vemos un gobierno que habla de la patria y a la vez enarbola a Marx y Lenin. Tenemos un gobierno que a Dios lo compara con la Pachamama; de la misma manera lo sagrado, lo divino es la hoja de coca. Al margen de estas dicotomías, hay bolivianos que se ufanan de no ser políticos, de no pertenecer a tienda política alguna, otros miran a los bolivianos del balcón de la indiferencia, algunos se llaman politólogos o analistas políticos; otros están medrando de un gobierno a otro, mendigando la fama. Todos ellos son abatidos con la frase de Únzaga “Que triste la vida de algún hombre, cuyo torreón no ostente una bandera”.


Tags:




  • QUIENES SOMOS:



Copyright © 2003-2018 Opinión. Todos los derechos reservados.